ACS, la compañía de Florentino Pérez, es la empresa española favorita de los analistas del Stoxx 600, consiguiendo situarse entre las viente compañías con mejores recomendaciones. Este índice bursátil está compuesto por las 600 principales compañías por capitalización bursátil de Europa.

Además de colocarse entre las veinte mejor valoradas en este índice, ACS lleva semanas liderando el Ibex 35 tras el deterioro de los consejos de compra en Almirall.

CIMIC, la filial de ACS, a finales de julio dio a conocer el deterioro de sus beneficios a causa de la crisis del Coronavirus. A pesar de ello, cerca del 90% de los analistas animan a comprar sus acciones, a las que confían un recorrido a la alza del 40% en los próximos 12 años.

Se prevé que ACS cierre el año con su peor resultado en cuatro años, quedándose a las puertas de los 600 millones de euros. Los beneficios de la compañía se han visto deteriorados llegando a mermar las ganancias netas más de un 40% en comparación con el primer mes del año.

Se espera que la compañía de Florentino Pérez tarde dos años en recuperar los resultados del pasado año, pudiendo llegar en 2022 a superar los 1.000 millones de euros.