Telefónica ha obtenido un beneficio neto atribuible de 831 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un 53,5% menos que los 1.781 millones que ganó en el mismo periodo de 2019, según ha informado la compañía.

La multinacional presidida por José María Álvarez-Pallete ha visto como se han reducido sus ganancias por el coronavirus. No obstante, ha confirmado tanto el dividendo como las previsiones para el conjunto del año.

La operadora destaca que la pandemia del coronavirus ha tenido un impacto en la evolución financiera y operativa del segundo trimestre, en el que también se ha registrado una depreciación de las divisas, que se han mitigado en parte por la “significativas medidas de eficiente y ahorros de gastos de capital (capex) llevados a cabo”.

Los ingresos se han situado en los 21.706 millones de euros hasta junio, lo que representa un 10% menos en comparación con los 24.121 millones de euros del primer semestre del ejercicio anterior, aunque en términos orgánicos el descenso de las ventas se redujo a un 3,5%.

Por su parte, el beneficio bruto antes de amortizaciones (Oibda) se situó en los 7.075 millones de euros, un 18,7% menos en términos reportados y un 5,9% menos en términos orgánicos, mientras que el beneficio operativo (Oi) fue de 2.124 millones de euros, un 38,5% menos en términos reportados y un 17,7% menos en términos orgánicos.

Impacto del coronavirus

La dirección del grupo estima que el impacto negativo de la pandemia en la cifra de negocios en el primer semestre de 2020 se sitúa en torno a 800 millones de euros (729 millones en el segundo trimestre), mientras que el impacto en el beneficio bruto operativo (Oibda) asciende a unos 370 millones de euros (297 millones en el segundo trimestre).

Asimismo, Telefónica informa de que la deuda neta se ha reducido un 7,5% interanual, hasta situarse en 37.291 millones de euros a 30 de junio, fundamentalmente por la generación de caja libre (988 millones de euros en el semestre).

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha subrayado que durante el segundo trimestre del año, marcado por la crisis del Covid-19, el comportamiento de la compañía ha sido “resistente, limitando el impacto en ingresos con una sólida gestión operativa de control de costes y de inversión“, que les ha permitido registrar un crecimiento del flujo de caja operativo y del margen en los cuatro mercados clave y reducir la deuda un 7,5% interanual.

Pacto digital

Telefónica ha presentado su propuesta para un Pacto Digital, cuyo objetivo es evitar las desigualdades en el mundo digital y fomentar el acceso a la conectividad de nueva generación y a la protección de los derechos humanos frente a las amenazas tecnológicas.

Así pues, Telefónica ha adquirido el compromiso de que en 2025 la fibra óptica cubra el 100% del país, y a ser líderes en la implantación de la tecnología 5G.

Con este Pacto Digital, Telefónica evidencia que ya no basta con adaptarse al cambio, sino que hay que anticiparse y liderar esta profunda transformación.

Bajo el lema “Un Pacto Digital para reconstruir mejor nuestras sociedades y economías“, la compañía liderada por José María Álvarez-Pallete propone un Pacto Digital basado en cinco prioridades:

  1. Impulsar la digitalización para una sociedad y economía más sostenible;
  2. Abordar las desigualdades invirtiendo en las aptitudes digitales y adaptando el Estado de bienestar;
  3. Construir una conectividad inclusiva y sostenible;
  4. Garantizar una competencia justa mediante la modernización de los marcos fiscales, regulatorios y de competencia; y
  5. Mejorar la confianza mediante un uso ético y responsable de la tecnología.

Así es es la nueva cúpula de Telefónica tras su reestructuración