El pasado lunes, el gobierno indio anunció el veto a 59 aplicaciones móviles chinas alegando que son consideradas “perjudiciales para la soberanía y la integridad”, ya que según aseguran, “son utilizadas para robar y transmitir datos de los usuarios sin autorización a servidores ubicados fuera de la India”.

Entre las aplicaciones bloqueadas por el ejecutivo del gigante asiático se encuentra la aplicación de vídeos cortos TikTok, propiedad de ByteDance. La crisis entre Nueva Delhi y Pekín ha hecho perder a la conocida plataforma de vídeos 120 millones de usuarios, lo que se traduce en 6.000 millones de dólares, ya que India se había posicionado como el mayor mercado internacional de TikTok.

La conocida aplicación china cuenta con más de 120 millones de usuarios en la India, y fue descargada 611 millones de veces en el primer trimestre de 2020 llegando casi a doblar las cifras de el junto de descargas de 2019.

ByteDance, la empresa matriz de la plataforma de vídeo que cuenta con más de 2.000 empleados en la India, había anunciado una inversión de 1.000 millones de dólares en los próximos tres años en el país.