Al fin y al cabo, responder en una entrevista de trabajo no es más que venderse elegantemente, pero para ello no vale decir cualquier cosa buena sobre nosotros mismos, hay que prepararse bien. Echarnos solamente flores, por muy merecidas que sean, no es la mejor carta de presentación, pero aún hay mucha gente que considera que es lo correcto.

De entre las preguntas que un reclutador puede hacerte, existen varias que suelen ser decisivas porque dicen mucho de aquel que responde. Una de ellas es “¿por qué crees que deberíamos contratarte?”, y puede tanto mejorar como tirar por tierra tus posibilidades de ser contratado. Sabiendo que es más que probable que no salgas victorioso de una pregunta de este calibre, deberías prepararte para responder haciéndote otras antes de ir a la entrevista.

Adelántate al entrevistador y piensa qué es lo que puedes ofrecer a la empresa que otros no tengan. Bien, ¿lo tienes?, pues ahora piensa en qué situación laboral complicada demostraste esa cualidad. Al entrevistador le gustará saber el porqué de tu respuesta y cuán ahogado estabas ese día que tu súper cualidad te sacó del lío. Las historias humanas gustan, eso sí, tampoco quieras contar una de indios, sé escueto y limítate a narrar problema y solución dejando clara tu postura y tu cualidad. Si estuvo a punto de darte un ataque de ansiedad en aquel momento, al reclutador no le interesa.

Por favor, no se te ocurra decir lo típico de que su empresa es muy grande y muy buena y te gustaría trabajar allí. Trabájate esa respuesta un poquito, que está muy trillada. Investiga acerca sobre cómo les ha ido últimamente, de los planes de futuro que tienen y escoge lo que más te guste para dar a la vez una razón de por qué quieres trabajar con ellos, de por qué vales para ese puesto y, por último, de porqué deben contratarte a ti y no a otro. Eso sí, trata de ser natural, a nadie le gustan los falsos halagos. Se trata de mostrar interés, no de pareces desesperado.

Y por último, piensa qué tiene ese puesto de trabajo que te llama la atención. Si es algo que va con tu forma de ser, con tu estilo de trabajo o con tu experiencia laboral, utilízalo también para tu respuesta. Si de verdad tienes algo en común con la empresa se notará a la legua que no lo dices porque te hayas estudiado el dossier de valores de cultura corporativa.

En definitiva, para salir del aprieto y contestar lo mejor posible en una entrevista de trabajo a la pregunta de por qué deben contratarte a ti, debes estar preparado. Recuerda tener las ideas claras y ser lo más natural posible, especialmente si lo que vas a decir es simplemente fruto de una investigación de la compañía y no de una verdadera opinión personal apoyada con información de la empresa.