De llevarse a cabo el nuevo plan, los daneses dejarían de comprar con dinero en efectivo a partir del próximo año. No obstante, en lugares donde se proporcionan servicios básicos como hospitales, farmacias y oficinas de correos, se debería seguir aceptando el pago en efectivo.

Algunos de los beneficios que los empresarios ven en el dinero electrónico son la supresión de gastos de transporte y un posible aumento de la seguridad, ya que podrían reducirse los intentos de robo en comercios y otros establecimientos que poseen cajas registradoras.

Por el momento, el plan no ha entrado en vigor y todos los comercios daneses están obligados a aceptar el pago en efectivo, pero la población ya ha comenzado a adaptarse a la nueva forma de pago. De esta forma, Dinamarca lidera junto con Noruega y Suecia la tendencia mundial al uso del dinero electrónico.

El 40% de los daneses ya paga con dinero electrónico a través del sistema MobilePay desarrollado por Danske Bank. Este sistema permite tanto la compra en tiendas físicas como online y otros servicios básicos como las transferencias.

Por último, para hacerse una idea de cómo de pioneros son los escandinavos con el pago con dinero electrónico, basta con comparar su porcentaje de pago en efectivo con el de países como Estados Unidos. Según el banco central de Noruega (Norges Bank), los escandinavos ya pagan menos del 6% de sus compras en efectivo frente al 47% de EEUU.

En definitiva, de llevarse a cabo en su totalidad el plan preparado por el gobierno danés, el suyo sería el primer país en deshacerse totalmente de los billetes y las monedas. Por el momento, habrá que esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos y si los daneses pasan a comprar con dinero electrónico incluso el periódico en la calle como ocurre ya en Suecia.