La sede europea de la nueva compañía combinada seguirá estando ubicada en los Países Bajos según han informado las compañías. Además, la marca TNT Express se mantendrá activa por un período aún ilimitado de tiempo.

Las dos empresas han comunicado que esperan haber hecho totalmente efectivo el acuerdo al final del primer semestre del próximo año. Esto significaría que la Unión Europea no habría puesto ninguna traba aludiendo a la libre competencia. De esta manera, FedEX conseguiría lo que no consiguió en su momento su compatriota UPS.

Cuando UPS quiso adquirir TNT 5.200 millones de euros, las autoridades de libre competencia de la UE impidieron la compra. UPS se dio por vencida ante la palpable dificultad que suponía que la Comisión Europea aceptara su propuesta de compra.

En definitiva, parece que FedEX ya ha alcanzado su sueño europeo. No obstante, las condiciones del acuerdo de compra establecen que cualquier competidor puede hacer una oferta a TNT Express durante las 8 semanas posteriores a su firma. De ser la nueva oferta un 8% superior a la realizada por FedEX, el acuerdo quedaría anulado.