Y así lo refleja EdAssist que acaba de publicar un estudio que refleja que la seguridad financiera es su preocupación número uno, con 71% que dice que preferiría un plan de ahorro para la jubilación sobre otros beneficios financieros como acciones de la empresa y el pago de la factura de su teléfono móvil.

EdAssist también preguntó a los encuestados que si tuvieran que elegir entre dos puestos de trabajo similares, escogerían el que tiene un gran potencial para el desarrollo profesional o uno con unos aumentos salariales regulares. El 59% eligió el desarrollo profesional. Aunque EdAssist tiene intereses en esa respuesta, sigue siendo un hallazgo interesante, ya que las encuestas descubren rutinariamente que los empleados de todas las edades priorizan la compensación sobre otros beneficios laborales. Los millennials ven la formación continua como un camino realmente factible para salir adelante.

La encuesta está clara en lo que se refiere al cambio de empleo regular o estabilidad laboral: EdAssist muestra que prefieren un empleo estable en un solo lugar. Cuando se les pidió identificar los beneficios de permanecer en un puesto de trabajo durante mucho tiempo (aunque “mucho tiempo” no se ha definido), 82% dijo que lo haría más feliz, 80% dijo que creía que le ayudaría a ganar más dinero y 74% creía que sería más beneficioso para su carrera que buscar otro empleo.

El mensaje para las empresas es claro: debéis ofrecer un plan de ahorro para la jubilación a todos los trabajadores, de preferencia con una contribución equivalente, y también algún tipo de educación continuada en el tiempo. O al menos animar a los supervisores a proporcionar retroalimentación y asegurarse de que sus empleados millennials tengan nuevos desafíos.