1. No te conformes jamás, busca ser el mejor
Es la base sobre la que se asienta un próspero futuro: el no conformarse y pelear cada día. Si no quieres ser el mejor de tu sector, si no quieres destacar por tus logros… estás perdido. La mediocridad es algo realmente fácil, la tranquilidad y rutina del trabajador mediocre es algo en lo que muchas personas acaban asentándose tranquilamente. Si quieres escalar, busca cada día ser el mejor y aparta la palabra “mediocre” de tu diccionario.

2. Mantente proactivo

Da ideas, propón nuevos proyectos… sencillamente: búscate la vida. Nadie va a solucionarte las cosas si no lo haces por ti mismo. Si te limitas a hacer lo que otros te mandan y callar ante las órdenes (te parezcan bien o mal) jamás escalarás la montaña del éxito.

3. Facilita las cosas a tu jefe
Parece una tontería, pero es algo que pocos empleados hacen. La mayoría, como hemos dicho antes, se limita a hacer simplemente lo que les mandan. Si comienzas a ir un paso más allá y a hacer cosas que le “faciliten la vida” a tu jefe te convertirás en alguien imprescindible para él, con todo lo que ello conlleva.

4. Sé generoso con tus compañeros
Ascender en tu carrera no quiere decir trepar, es decir, hacer cualquier cosa para lograr tu objetivo. Tus compañeros de trabajo deben ser sagrados y no sólo no tienes que hacer nada que les perjudique, si no que debes ser lo más generoso y servicial posible con ellos. Facilítales la vida a ellos también.

5. Deja el miedo a un lado: si te caes, levántate al instante
Las personas que alcanzan el éxito profesional también tienen miedos e inseguridades, como todo el mundo. Pero sólo aquellos que son capaces de dejarlos de lado tocan la cima. Es tan fácil como afrontar y superar las adversidades que te vengan sin dejar que el miedo te paralice.