1. Inapropiada. Piensa que todavía no has conseguido el trabajo así que no te tomes confianzas innecesarias y evita hacer bromas o comentarios jocosos. No serán bienvenidos.

2. Demasiado tarde. Enviar la nota más de una semana después transmite descuido o falta de interés así que, si no has podido hacerlo antes, no la remitas a la compañía. Conseguirás lo contrario a lo que deseas.

3. Egocentrismo. Una carta de agradecimiento sirve, precisamente, para lo que su nombre indica así que no la utilices para seguir vendiéndote y destacando tus habilidades de forma innecesaria.

4. Cometer errores ortográficos. Escribir con faltas ortográficas hará que la imagen que hayas conseguido transmitir de ti mismo se vea terriblemente afectada. Ten cuidado con la forma de expresarte y revísala cuidadosamente antes de enviarla.

5. Generalizar. Si no quieres que los responsables de Recursos Humanos crean que has enviado la misma nota a todas las compañías en las que has podido solicitar un puesto tómate la molestia de crear una nota específica para cada uno de ellos. Cuida siempre la imagen que la empresa pueda tener de ti.