Ya sea porque necesitas costearte los estudios, o porque has comenzado a hacer prácticas para adentrarte en el mundo laboral. Debes saber que esta nueva etapa será difícil, pero debes aprender a disfrutarla.

1. No pierdas tiempo en quejarte. No solo es por no perder el tiempo, sino porque te hará tener una actitud negativa y te saldrán peor las cosas. Debes sentirte fuerte y creer en ti mismo ¡Tú puedes con todo!

2. Piensa que cuanto antes acabes los estudios, antes te dedicarás solo a una cosa. Recuerda eso cada vez que pienses en dejar de estudiar un examen o no presentarte a una convocatoria. Retrasarlo solo sirve para perder el tiempo.

3. Distribuye bien tu tiempo, también el de ocio. Está bien, es verdad que tu tiempo es limitado, pero seguro que consigues sacar un poco al día para hacer lo que te apetezca, que también es muy necesario.

4. Advierte a las personas de tu alrededor que tienes dos responsabilidades en vez de una. Sobre todo a tus compañeros de la universidad o del instituto. Así evitarás que te den envidia cuando te inviten a eventos a los que no puedes acudir.

5. Comenta a tus jefes y a tus profesores la situación en la que te encuentras. Así quizá consigas que sean más flexibles contigo.

6. Replantéate la educación online o el teletrabajo. Quizá te sea más fácil compaginar ambas cosas de esta manera.