1. A desarrollar un trabajo con seguridad
Es importante que, desde pequeños, aprendamos a tener confianza en nuestros actos y en nuestras habilidades. Si en el colegio nos enseñan a creer en nosotros y tener seguridad, el camino hacia el éxito en el plano empresarial será mucho más fuerte y tendrá más presencia en el mercado.

2. A perseguir unos objetivos
En los negocios, como en la vida en general, hay que tener unas expectativas de futuro y perseguir unas metas. Estos objetivos se pueden ir forjando en el colegio. Es aquí donde descubrimos nuevos mundos que nos pueden llegar a interesar. Estaría bien poder aprender desde el primer momento cuál es su importancia y obtener consejos para dirigirlos.

3. A crear constancia en el trabajo
El trabajo diario no consiste en hacer una tarea y esperar los resultados. Se trata de crear hábitos que nos ayuden a crecer profesionalmente y a esforzarnos en cada jornada. Por ello, en el colegio deberían crear una rutina basada en el compromiso, la creatividad y la ilusión por desarrollar nuestras propias ideas. Si desde pequeños tenemos ambición, será más fácil encontrarla cuando crezcamos.

4. A trabajar en equipo
Los trabajos en grupo suelen ser más productivos y de mayor calidad. En el colegio se tiende a hacer estudios individuales sin la ayuda de los compañeros. Esta tendencia debería de cambiar para hacer un mayor hincapié en el trabajo en equipo. De esta forma nos rodearíamos de los mejores y contaríamos con las ideas y opiniones de cada uno de ellos. Hay más posibilidad de triunfar.

5. A tener responsabilidad
Cuando tienes una empresa tienes que demostrar tu capacidad para afrontar diferentes situaciones y buscar soluciones a los problemas. La responsabilidad está en tus manos. El colegio es un buen comienzo para comenzar a tener estos deberes. Hay ejercicios con los que se puede desarrollar esta cualidad para estar preparados en el futuro empresarial. Consiste en crear conciencia de su importancia y en hacer que vean los resultados.