La experiencia queda al margen. Es entonces cuando la realidad a la que te tendrás que enfrentar aparece para quedarse. Realidades como estas diez a las que, por supuesto, se les puede hacer cara.


1. Cuesta ver los resultados: pones todo tu esfuerzo e ilusión en sacar adelante un negocio pero, no recibes beneficios. Y el tiempo continúa… ¿La solución? Seguir trabajando y ser positivo, lo bueno siempre se hace esperar.

2. No encuentras el momento: si tienes una idea, no esperes a encontrar el momento perfecto. Para lanzar cualquier startup tienes que dar el paso y, ese paso, no viene determinado por el tiempo.

3. Fracaso del producto: la mayoría de las veces, conseguir que un producto salga adelante cuesta. Es necesario pasar por varios ciclos para alcanzar el fin.

4. Los empleados no dan la talla: suele ocurrir y más todavía cuando tus compañeros de trabajo son amigos. Date tiempo para encontrar a la persona adecuada, tarde o temprano, llegará y será parte fundamental de tu empresa.

5. Pensar que la meta es el dinero: es cierto que el dinero juega un papel muy importante en nuestra vida pero cuidado, es también una guía rápida para llevarnos al fracaso. Debe ser algo complementario.

6. Los días están programados: desde que te levantas hasta que te acuestas, tu vida parece ser una rutina de la que parece difícil escapar. Es sólo el principio si aprendes a administrar tu tiempo para que el ocio siga estando presente.

7. Miedo al fracaso: los errores irán apareciendo a lo largo de tu trayectoria profesional pero, al igual que aparecen, desaparecen. El fracaso es sólo el comienzo para aprender.

8. Cambio de hábitos: tu día a día está marcado por las pautas que marca tu nuevo negocio. Comidas fuera de casa, noches frente al ordenador…Tienes que buscar la manera de que no afecten a tu vida.

9. Inconformismo: está claro que en un negocio o producto siempre hay cosas que mejorar para avanzar. Pero, no te exijas demasiado.

10. Si lo consigues, no podrás dejarlo: el éxito empresarial te acompañará siempre y será difícil dejarlo de lado. Aprovecha sus ventajas y aprende de sus inconvenientes.