Para ser un buen empresario y que los demás confíen en ti, debes ganarte su confianza. No solo sirve terminar tu vida laboral con un montón de dinero. Te sentirás mejor si también has hecho buenas relaciones por el camino.

1. Reflexiona sobre tu carrera profesional. Invierte tiempo cada día en valorar lo que estás haciendo, cómo lo estás haciendo y cuál es la razón por la que lo haces.

2. Da oportunidades. No te fijes únicamente en dar trabajo a los que mejor currículum tengan. Todos hemos tenido que empezar alguna vez. Te puede llegar gratas sorpresas.

3. La disciplina que pides al resto también auto practícala. Es la mejor forma de dar ejemplo.

4. Ayuda a los demás, y serás ayudado. O por lo menos te hará sentir mejor poder ofertar tu ayuda a las personas con las que te rodeas.

5. Dedica tiempo o dinero en invertir en otros proyectos. Podrás formar parte de nuevos equipos que empiezan de cero. Será como renovarte.