¿Qué aspectos diferencian a un genio?

¿Eres un cerebrito? Posiblemente existan demasiados bulos y leyendas urbanas sobre cómo eres o cómo te comportas. Olvida lo que creías conocer, aquí están los factores que distinguen a un genio del resto de los mortales.

¿Qué aspectos diferencian a un genio?

¿Una vida sexual sesgada? Absolutamente no. Se cree que suelen estar al margen de prácticas íntimas, aunque se ha demostrado que la testosterona actúa en contra de los químicos que ayudan a la inteligencia.

¿Qué aspectos diferencian a un genio?

Las drogas, presentes en los genios de antaño. Se ha demostrado que cuando más algo es el coeficiente, más coqueteos con sustancias se ha tenido. No es un secreto el hecho de que grandes genios hicieron sus obras bajo la influencia de éxtasis o narcóticos.

¿Qué aspectos diferencian a un genio?

El insomnio es una patología de los grandes pensadores. Una mente hiperactiva y una mala adopción a las normas sociales son algunas de las causas.

¿Qué aspectos diferencian a un genio?

Ojos azules. Parece una tontería, pero según diversos parámetros, las personas de ojos claros son más hábiles en ámbitos académicos mientras que las personas de ojos oscuros sobresalen en el deporte.

¿Qué aspectos diferencian a un genio?

Hobbies triviales. Tienen aficiones de este tipo y las usan para desconectar el cerebro de los problemas que los atormentan. No te dejes engañar por sus hobbies, ya sabes que hay mucho más detrás.

¿Qué aspectos diferencian a un genio?

Tienen otro punto de vista, lo que los aísla o diferencia del resto. Así ha sido y así será, las grandes mentes piensan diferente, por lo que no es raro que tengan fama de antipáticos o cerrados de coco, solo porque no comparten los mismos puntos de vista.

¿Qué aspectos diferencian a un genio?

Garabateo a edades tempranas. Son abstractos y necesitan liberar parte de su arte, por lo que a edades tempranas pueden llegar a hacer esta práctica que tanto corrigen los adultos y profesores.

¿Qué aspectos diferencian a un genio?

Las enfermedades mentales no escapan de sus posibilidades. Trastornos como el déficit de atención o el obsesivo compulsivo son patologías que muchos sufren a lo largo de su larga y en ocasiones tortuosa vida.

[td_smart_list_end]