La campaña pre-fall 2018 de Gucci es una muestra más de la revolución que está llevando a cabo el director artístico de la firma, Alessandro Michele. “Gucci Dans Les Rues” (Gucci en las calles) es su última apuesta, después de llevarnos a Florencia, Tokio o Berlín; y está inspirada en la protesta que tuvo lugar en mayo de 1968 en la que un grupo de estudiantes franceses no estaban a favor de la sociedad de consumo e iniciaron la mayor revuelta estadiantil de Francia.

Bajo la dirección de Glen Luchford, los jóvenes rebeldes lucen el sello Gucci vestidos con ‘bombers’ coloristas, chanclas conjuntados o vestidos florales de seda toman un campus universitario para desafiar el status quo del momento. El resultado son unas imágenes que consiguen transmitir el espíritu de ‘glamour’ y rabia anárquica que caracterizaron las décadas de los 60 y los 70.

Un elemento de gran importancia en el vídeo es la música. La banda sonora corre a cargo del productor y DJ francés Laurent Garnier y su famoso himno techno Crispy Bacon, una pieza que despierta a nuestra parte interna de joven inconformista.

Esta campaña se una a otras muchas que cuentan con la denuncia social como hilo argumental. La última de Diesel, el regreso a Benetton de Oliviero Toscani y su lucha contra las instituciones, o Pepsi con un anuncio protagonizado por Kendall Jenner, la modelo mejor pagada de 2017, son algunas de las marcas que han querido poner la realidad social sobre la mesa.