“Competencia”
Es lo que capacita a un líder a hacer su trabajo y se suelen sentir cómodos en esta zona de confort para ellos. Puede llegar a ser criticada por algunas culturas o actitudes, pero bien empleada solo dará buenos frutos. No confundir la competencia con las malas prácticas.

“Consistencia”
Es probable que no todo salga bien al principio, pero quién sabe qué ocurra más adelante si empleas tu paciencia y consistencia. Además, esta definición tiene doble sentido, ya que también engloba al hecho de que el profesional sea íntegro en su profesión.

“Cuidados”
Al final del día el líder funciona gracias a un equipo que lo avala y le resuelve sus ideas planteadas. Cuidar de esta gente se hace su mayor tesoro, ya que sin ellos no llegaría muy lejos. ¿Aún crees en el profesional multifunción? Olvídalo, estamos en plena era de la especialización.