Amazon está estudiando la posibilidad de cambiar las tradicionales contraseñas por selfies a la hora de realizar pagos. La empresa considera que éste es un sistema más seguro para los clientes y ya ha solicitado la patente de esta nueva tecnología. Este nuevo sistema sustituiría a las contraseñas de la misma forma que las huellas digitales han sustituido al pin en iPhone y otros dispositivos.

De ponerse en práctica la idea, los clientes podrían hacerse una foto o un vídeo corto a sí mismos para identificarse como compradores en lugar de tener que escribir una contraseña. La compañía sostiene que este sistema aseguraría que la persona que está haciendo la compra es el cliente identificado y no un hacker o un ladrón.

Ahora bien, no sirve una foto que ya se haya tomado con antelación, y es que este nuevo sistema exigiría a los usuarios hacer un gesto como parpadear, inclinar la cabeza o sonreír para dar el visto bueno a la nueva contraseña multimedia.

Aunque parezca una idea novedosa, Amazon no es la primera empresa que pone en marcha una iniciativa de autentificación de pago similar. Por un lado, MasterCard ya está utilizando los selfies y las huellas digitales para identificar a sus compradores; por otro, Windows 10 ya permite el acceso a dispositivos mediante reconocimiento facial.

Amazon no ha anunciado cuando pondrá en marcha este nuevo sistema de introducción de contraseñas, así que por el momento sus clientes tendrán que seguir tecleando para identificarse a la hora de hacer compras.