Javier Tello, director general del CEU, destaca la «visión misional de la educación centrada en hacer mejores personas y mejores profesionales».

Enumera el conocimiento técnico, las cualidades y los valores como fundamentos estratégicos del CEU, a los que añade el espíritu crítico que despierte la curiosidad y la inquietud de los alumnos. Con ello, el centro pretende combatir el fracaso y la frustración a través de una orientación hacia la superación autoexigente, la resistencia y la adaptación al cambio.

Respecto a las llamadas profesiones del futuro Tello afirma: «La clave no es tratar de adivinar qué profesiones existirán dentro de quince años, sino asegurar que la formación de nuestros alumnos sea completa. Y completitud aquí significa fundamentales muy sólidos, en materia tecnológica, científica, humanista, social«.