La sociedad bajo la que invierte Amancio Ortega, Pontegadea, ha recibido de Hacienda 176 millones de euros por el impuesto sobre beneficios, y lo ha hecho con un año de retraso, ya que la deuda data de 2020, un periodo marcado por la crisis de la covid-19 en el que la sociedad concluyó con una cuenta a su favor de 186 millones de euros.

De acuerdo a Cotizalia, en las cuentas de 2020 también figura que Pontegadea desembolsó aproximadamente 12 millones de euros por impuestos sobre beneficios.

La sociedad aún no ha explicado a qué responden estos movimiento y se acogen a los informes de auditoría, asegurando que se trata de «información con relevancia fiscal», (esto en relación a la fusión de Pontegadea 2015 en Pontegadea Inversiones), de acuerdo a la publicación.

La reorganización de sociedades se produjo en 2020 se acogió el régimen fiscal especial (reconocido en la Ley 27/2014 del impuesto sobre sociedades). Al momento de la operación, Pontegadea 2015 incluía a Pontel, la sociedad conjunta del grupo gallego con Telefónica.

La operadora de telecomunicaciones se unió a Amancio Ortega en 2018, cuando le vendió el 16,65% de Pontel por 378,8 millones de euros. En ese momento, Pontel era dueña del 60% de Telxius Telecom, algo que permitió al grupo gallego hacerse con una participación indirecta del 10% en Telefónica.

La absorción de la sociedad Pontegadea 2015 forma parte de los movimientos y adquisiciones (de sociedades) que Ortega ha llevado a cabo en los últimos años.