La aerolínea Norwegian ha cerrado el primer semestre del año con un beneficio neto de 22 millones de euros, lo que representa un descenso interanual del 86%, según datos hechos públicos hoy por la compañía aérea.

La cifra de negocio de la aerolínea asciende a 704 millones de euros, 11 veces más que en los seis primeros meses de 2021. Además, la deuda financiera neta se elevó un 58%, situándose a 30 de junio en 283 millones de euros. Este repunte se explica por la ampliación de flota y la depreciación de la corona frente al dólar.

En el último trimestre, Norwegian ha anunciado la compra de 50 aviones Boeing 737 Max 8, que se entregarán entre 2025 y 2028. El calendario de entregas se corresponde con los vencimientos actuales de arrendamiento de aviones, lo que implica un aumento neto de la flota actual.

El acuerdo también incluye opciones para 30 aviones adicionales. Tras la conclusión del acuerdo, el 22 de junio, Norwegian restableció los pagos previos a la entrega (‘pre-delivery payments’, o PDP) de 217,88 millones de euros (2.099 millones de coronas) en el trimestre.

«El acuerdo es clave para el próximo capítulo de Norwegian. Así seremos dueños de una gran parte de nuestra flota, lo que nos permite consolidar nuestra fortaleza», afirmó Geir Karlsen, director ejecutivo de la aerolínea.

Aumento de la oferta

Norwegian ha publicado este jueves sus resultados financieros para el segundo trimestre caracterizados por una creciente demanda de viajes aéreos y precios más altos del combustible.

La compañía asegura que las cifras demuestran su capacidad para aumentar la oferta durante la ajetreada temporada de viajes de verano y ofrecer una sólida regularidad operacional.

«En un entorno con limitaciones de capacidad en los aeropuertos europeos y una huelga de técnicos de mantenimiento en Noruega, se operaron prácticamente todos los vuelos programados», asegura la compañía.

El beneficio antes de impuestos en el segundo trimestre ascendió a 129,54 millones de euros afectado tanto por el restablecimiento de los pagos anticipados de pedidos de aviones como por el alto precio del combustible este trimestre. Al final del trimestre, la flota operativa total de Norwegian comprendía 65 aviones.

El número total de asientos ofrecidos por kilómetro volado estuvo cerca del doble de la del trimestre anterior, mientras que el número de pasajeros aumentó en un 124%. La ocupación media mejoró durante el trimestre y se ubicó en el 85% en junio y aumentó incluso más en julio.

En el segundo trimestre de 2022, Norwegian obtuvo 5 millones de pasajeros, frente a los 0,4 millones del mismo período del año pasado y los 2,2 millones de pasajeros del trimestre anterior de 2022.

La ocupación media aumentó al 81,2%, frente al 57,4% del mismo período del año pasado y al 76,9% del trimestre anterior de 2022.

La puntualidad se vio muy afectada este trimestre por las limitaciones de capacidad en los aeropuertos europeos. La proporción de vuelos que partieron puntuales fue del 78,8%, en comparación con el 95,4% en el mismo período del año pasado y el 88,1% en el trimestre anterior de 2022. Sin embargo, la regularidad (es decir, la proporción de vuelos programados que se acabaron operando) fue del 99,4%.

La aerolínea confía en consolidar un sólido otoño e invierno gracias a la mejora de la oferta. Para el año en curso, Norwegian está aumentando su flota a 70 aviones. Para el verano de 2023, se agregarán 15 aviones adicionales, lo que elevará la flota total a 85 aviones.