VidaCaixa registró en el primer semestre del año un beneficio neto consolidado de 388,7 millones de euros, un 7% más que en el mismo periodo del año anterior, debido al «crecimiento sostenido de los recursos gestionados y el mayor volumen en las carteras de negocio y ahorro», según ha informado la compañía

En el primer semestre, la actividad comercial de la compañía se situó en niveles «similares a los registrados antes de la pandemia», y las primas y aportaciones de VidaCaixa fueron de 5.512,1 millones de euros, un 3,5% más que hace un año y un 0,4% más que en 2019.

Los recursos gestionados por VidaCaixa crecieron un 4%, hasta situarse en 113.586 millones de euros, de los que 65.301 millones corresponden a seguros de vida (4.317 millones de Bankia Vida), 40.841 millones se concentran en planes de pensiones y EPSV, y 7.444 millones son de BPI Vida e Pensões.

Durante este primer semestre, la compañía ha puesto en marcha distintos proyectos mientras continua inmersa en la integración de Bankia Vida, proceso que está previsto que finalice durante el último trimestre del año.

Los seguros de ahorro, los más populares

Los seguros de ahorro concentraron «gran parte» del volumen de primas comercializadas hasta junio, tanto en el segmento individual, con 3.650,7 millones (+8,7%), como en el colectivo, con 389,8 millones (+2,1%).

Las aportaciones a planes de pensiones acumularon 862 millones de euros (-14,2%), con un descenso del 13,5% en el segmento individual, hasta 562,7 millones; y del 15,5% en el colectivo, con 299,3 millones.

La reducción se debe al efecto comparativo con el año anterior, debido a aportaciones extraordinarias en BPI Vida e Pensões en 2021, y, si se considera solo el mercado en España, las aportaciones a planes de empleo han crecido un 38%.

Los recursos gestionados en planes de pensiones mostraron una contracción debido a la caída de los mercados, que ha impactado en las valorizaciones y las rentabilidades, y a la caída de las aportaciones por el cambio en su tratamiento fiscal.

Por último, la protección mediante seguros de vida-riesgo ha crecido de forma destacable entre los clientes del segmento individual, con un 27,2% interanual más, hasta 421,7 millones; mientras que en el segmento colectivo han bajado un 15,6%, hasta 277,9 millones.