Lidl incrementó un 6,6% sus ventas netas en España en su ejercicio fiscal 2021, comprendido entre el 1 de marzo de 2021 y el 28 de febrero de 2022, hasta alcanzar los 5.144 millones de euros, cifras que la consolidan como el tercer operador de la distribución alimentaria en el mercado español por cuota de mercado.

En concreto, la cadena de supermercados invirtió más de 350 millones de euros para continuar desplegando su plan de expansión nacional. Así, en el ejercicio abrió más de cuarenta tiendas y una plataforma logística en Nanclares de la Oca (Álava) –su actual almacén de referencia para la zona norte–, iniciando también las obras para construir un nuevo centro logístico en Escúzar (Granada) y ampliar sus oficinas centrales en Montcada i Reixac (Barcelona).

Todo ello forma parte de su ‘hoja de ruta’ para el periodo 2021-2024, que contempla destinar un total de 1.500 millones de euros para abrir más de 150 nuevos puntos de venta y reforzar sus infraestructuras logísticas para seguir creciendo de forma sostenible en todo el territorio.

De esta forma, Lidl cuenta a día de hoy con más de 650 supermercados repartidos por todo el territorio nacional y con once almacenes en España.

En el pasado ejercicio fiscal, Lidl siguió desempeñando un papel clave como plataforma de distribución de producto nacional tras realizar compras récord por valor de unos 5.700 millones de euros, lo que supone un 10% más que en 2020, a más de 900 proveedores, llegando a exportar más de la mitad a una treintena de países.

Así, la compañía ha subrayado que acumula compras de producto nacional por valor de más de 55.000 millones de euros desde su llegada a España en 1994.

Motor de empleo

Lidl también se consolida como un motor de empleo, ya que en el año fiscal 2021 creó más de 500 nuevos puestos de trabajo en todo el paísunos 5.300 empleos en los últimos cinco años–, permitiéndole disponer actualmente de una plantilla de más de 17.500 personas.

Por otro lado, también continuó innovando en su surtido hasta superar las 150 referencias vegetarianas y veganas en su gama de marca propia Vemondo y liderar el crecimiento de ventas de esta categoría en España, gracias a su amplia oferta y relación calidad-precio.

En paralelo, Lidl apostó por impulsar proyectos sostenibles que aportan valor a todos los actores de la cadena alimentaria en España. Así, en los últimos meses alcanzó acuerdos con varias organizaciones agrarias y ganaderas para distribuir productos que garantizan la rentabilidad de miles de familias productoras como su AOVE de Olivar Tradicional –que ya se exporta a Europa– o distintas leches de km 0 –que por ahora se comercializan en Andalucía y Cataluña.

360 millones para abrir cuarenta tiendas

De cara a este ejercicio, Lidl seguirá apostando por impulsar su presencia en España, donde tiene previsto invertir más de 360 millones de euros en abrir unas 40 nuevas tiendas –en línea con los últimos años– y reforzar sus infraestructuras logísticas.

Adicionalmente, la cadena de supermercados prevé crear más de 1.000 nuevos empleos estables y de calidad, e intensificar tanto sus compras como sus exportaciones de producto nacional.