Boutique de Manolo Blahnik en Selfridges, Londres. (Foto: Manolo Blahnik)

El diseñador de zapatos Manolo Blahnik ha ganado el derecho a utilizar por primera vez su nombre en China –el mercado de lujo de mayor crecimiento del mundo–, poniendo fin a una costosa batalla legal de 22 años.

En una sentencia poco habitual, el tribunal supremo del país asiático anuló una marca que incorporaba el nombre Manolo Blahnik y que era propiedad del empresario chino Fang Yuzhou, según publica Financial Times.

«Era un hueco enorme en nuestra existencia«, ha subrayado Kristina Blahnik, directora ejecutiva de Manolo Blahnik y sobrina del fundador, al periódico británico. «Cuando recibimos la llamada… se derramaron auténticas lágrimas».

La firma del diseñador canario inició su negocio en Londres en 1971 y adquirió un reconocimiento internacional a principios de la década de los 2000 gracias a la serie Sexo en Nueva York.

«Primer solicitante»

China puso en marcha un sistema de marcas de «primer solicitante», que deja a muchas empresas extranjeras vulnerables a los «piratas» que intentan vender bajo esas marcas registradas cuando las empresas entran en China. Es más, según un abogado familiarizado con estos casos, se dan casos en los que nuevos pequeños diseñadores británicos se encuentran con que sus nombres ya han sido registrados en el país asiático.

El robo de la propiedad intelectual ha sido durante mucho tiempo una fuente de tensión entre China y sus socios comerciales, especialmente con Estados Unidos.

Fue en 2019 cuando se implementaron en China enmiendas diseñadas para fortalecer la legislación de marcas y, desde entonces, más empresas extranjeras han ganado disputas en los tribunales chinos.

New Balance, Michael Jordan… Los otros ganadores

Otro caso es el de New Balance. La marca de ropa deportiva estadounidense ganó el año pasado un juicio contra dos empresas locales por imitar su logotipo «N» y recibió 25 millones de yuanes en concepto de daños y perjuicios, entre las mayores indemnizaciones concedidas a marcas extranjeras en peleas judiciales por marcas.

La exsuperestrella de la NBA, Michael Jordan, consiguió impedir que el fabricante chino de ropa deportiva Qiaodan Sports utilizara sus marcas tras un juicio de nueve años que se resolvió a finales de 2020. El deportista argumentó que Qiaodan, que es la traducción literal en chino de su nombre, había infringido sus derechos.

Otras marcas de lujo, como el grupo italiano de moda masculina Zegna y la marca británica Dunhill, también han ganado juicios.

Y los perdedores…

El grupo de lujo francés Hermès perdió una batalla judicial en 2012 para impedir que una empresa china de ropa masculina utilizara Ai Ma Shi -una traducción china de Hermès- en sus productos. Los abogados de la firma llevan intentando invalidar la marca registrada en el país asiático desde 1997.

Los expertos legales señalaron que a Manolo Blahnik se le desestimaron varios recursos anteriores porque la empresa no pudo demostrar que tenía una reputación en China antes del año 2000, y porque Fang Yuzhou parecía estar utilizando de forma activa la firma registrada para una etiqueta de zapatos de la que tenía acciones.

El estreno en China

Blahnik dijo que los planes de la empresa para el mercado chino estaban todavía en una fase inicial, pero que esperaba empezar a vender directamente en China en la segunda mitad del próximo año. «No entraremos en China como un cohete, sino que caminaremos suavemente«, dijo.

Es probable que la decisión sirva de barómetro para otras marcas extranjeras enzarzadas en disputas. «Podría ser un caso histórico no sólo para otras marcas de lujo, sino también para marcas como Muji (minorista japonés), que lleva veinte años en una batalla», ha subrayado Rieko Michishita, veterano abogado especializado en propiedad intelectual en China del bufete de abogados Bird & Bird.

La sentencia permitirá a Blahnik y a sus socios minoristas empezar a vender en China sin temor a represalias legales y luchar contra las falsificaciones que se venden en el país y se exportan desde él, añade el experto.

El fabricante de calzado, de propiedad privada, se enfrentará a la dura competencia de marcas como Louis Vuitton.

Caen sus ventas en 2020

Manolo Blahnik experimentó en 2020 una disminución de sus ventas del 7%, hasta 42,3 millones de euros, en comparación a las cifras registradas el año anterior, debido a la pandemia, según las últimas cifras publicadas por el grupo recogidas por Financial Times.

Aunque la empresa no ha vendido directamente en China, ha cortejado a los consumidores de lujo chinos a través de tiendas en Tokio, Hong Kong, Singapur, Taipei y Seúl.

Sobre los costes del desafío legal, Blahnik dijo: «Me daría un ataque al corazón si tuviera que sumarlo todo».