El 88% de las empresas aragonesas son familiares, según la asociación que las representa (AEFA). Generan el 70% del empleo privado en dicha comunidad. Y aunque muchas aprovechan las particularidades de la región para orientar su actividad, otras podrían haberse implantado casi en cualquier parte, lo que dice mucho de la imaginación de sus propietarios. Así, compañías dedicadas al transporte, a la industria química, a la fabricación de papel y cartón, a los colchones, a las tecnologías de la información o al carbón han dado algunos de los más importantes linajes patronales de Zaragoza, Teruel y Huesca (aunque son las dos primeras provincias las que acaparan la riqueza, especialmente Zaragoza). Solo tres familias, sin embargo, aparecen en la lista de Los 100 españoles más ricos 2021 de Forbes: los Aragües, los Balet (emparentados por Saica) y los herederos de Publio Cordón y Pilar Muro. Estos son algunos de los apellidos maños más representativos.

Familias Balet y Aragües (Zaragoza): se les ve el cartón

Saica (Sociedad Anónima Industrias Celulosa Aragonesa) es el principal grupo industrial de Aragón, y lo es aún más desde que, en la última década, Amazon le viene encargando la fabricación del cartón en el que el gigante de Jeff Bezos embala sus envíos. La historia de la papelera aragonesa está ligada a dos apellidos desde que en 1943 fue fundada por los hermanos Manuel y Jaime Balet y su cuñado Ramón Aragües. A tal efecto transformaron la fábrica textil que había creado en 1916 Raimundo Balet junto con su esposa, Rosa Salesa. Su primera plantilla estaba integrada por seis trabajadores.

En 2010 se produjo el relevo en la cúpula, y el histórico presidente Eduardo Aragües dio paso a la tercera generación de las familias. El equipo directivo quedó configurado con sus sobrinos Ramón Alejandro Balet como presidente y su hermana Susana como directora de estrategia y desarrollo corporativo. Su central está en El Burgo de Ebro (Zaragoza), aunque cuenta con plantas en una decena de países, donde da empleo a más de 10.000 personas. La compañía cerró el último ejercicio con una facturación de 3.598 millones de euros, un 21,6% más que en 2020. En abril de 2022 inició su producción en su planta de Hamilton, Ohio (EEUU). La lista de Forbes de Los 100 españoles más ricos 2021 sitúa a Eduardo Aragües y Ramón Alejandro Balet en el puesto #58 con un capital individual de 500 millones.

Familia Cordón Muro (Zaragoza): resurgir tras tragedia

Pilar Muro Navarro (1936) es la viuda de Publio Cordón, el empresario soriano (presidente del Grupo Hospitalario Quirón y la aseguradora Previasa) que fue secuestrado por el GRAPO en 1995 y presuntamente asesinado por los terroristas, pues aunque la familia pagó el rescate, no fue liberado ni su cadáver llegó a aparecer. Cordón fue dado oficialmente por muerto en 2012. En esas circunstancias, Pilar Muro, de la familia de los dueños de Radio Zaragoza, licenciada en Bellas Artes y madre de cinco hijos, tuvo que tomar las riendas del holding familar, Philyra. Previasa se vendió tras el aciago suceso. Mismo camino siguió dos décadas después el grupo hospitalario, que en 2015 se integró en IDC Salud, propiedad del fondo de capital-riesgo británico CVC.

La operación supuso la salida de la empresa de Pilar, que ejercía de presidenta honorífica, y de su hija María Esther Cordón Muro, hasta entonces consejera delegada. Pilar, que ocupa el puesto #90 de Los 100 españoles más ricos 2021 (con 300 millones de euros) y su hija María —y con José Ramón Rubio Laporta, abogado ligado a la familia desde hace décadas— han creado Blue Healthcare, una clínica con sede en la avenida de Alberto Alcocer, en Madrid. Otra de las hijas, Carmen, constituyó la cadena Hidden Away, dedicada a alojamientos turísticos en edificios históricos. Pilar Lucrecia Cordón Muro es una afamada amazona olímpica.

Familia Carreras (Zaragoza): gigantes del transporte

La familia Carreras para ser feliz quería un camión, y en 1933 lo compró: un Beldford de segunda mano. Casi noventa años después, Carreras Grupo Logístico es una gran empresa dedicada al transporte y la logística industrial que cuenta con filiales en Italia, Portugal y Francia; 500.000 metros cuadrados de almacenes, más de dos mil empleados; y una cifra de negocio de 262 millones en 2019. Su presidente es Miguel Valentín Carreras Calvete (La Almoida, 1934) —un patrimonio de 200 millones, según Forbes—, hijo de Jesús Carreras Pomar, uno de los fundadores. Julián Jesús, hermano de Miguel, es vicepresidente. Los hijos de Miguel, Fernando y Ricardo Carreras Lario, ocupan el cargo de consejeros (otro hijo, José Luis Carreras Lario, falleció en 2020, durante la fase más cruenta de la pandemia, a los 58 años). Este 2022, el Grupo Pascual se ha asociado con Carreras para el almacenaje y distribución de sus productos.

Familia Luengo (Teruel): la fortuna del carbón

Fue en 1972 cuando confluyeron los caminos de Samca (Sociedad Anónima Minera Catalano-Aragonesa) y Ángel Luengo Sanz: corrían los años de la crisis del petróleo y el empresario turolense, nacido en La Hoz y especializado en la venta del carbón, compró esta compañía minera que había sido fundada en 1919. Diversificó el negocio, abarcando desde la veterana matriz otros sectores, como el agroalimentario (fruta, aceite de oliva, lácteos, jamón o ultracongelados), el agroquímico, las energías renovables, la cerámica, las fibras sintéticas, la promoción inmobiliaria (a través de Ebrosa) o las infraestructuras logísticas. Luengo falleció en agosto de 2021 a los 92 años y el imperio pasó a manos de sus ocho hijos, principalmente de Javier Luengo Egido, actual presidente de Samca, y Guillerno, consejero. Forbes les atribuye 90 millones a cada uno.

Familia Soláns (Zaragoza): un amplio colchón

Soláns es uno de esos apellidos que, cuando se pronuncian en Zaragoza, dan paso a un admirativo silencio. No es para menos: Alfonso Soláns Serrano da nombre a una calle (donde antaño se ubicó una de las primeras sedes de Pikolin); fue presidente del equipo de fútbol Real Zaragoza entre 1992 y 1996 (periodo durante el cual el club alcanzó su mayor éxito deportivo al ganar la Recopa de Europa ante el Arsenal inglés en París); recibió la Gran Cruz del Mérito al Trabajo; y la inauguración de la más reciente factoría del clan, en 2018, fue presidida por el rey Felipe VI y orlada por lo más granado de la clase política nacional. Su asombrosa carrera había empezado en 1948, cuando abrió una modesta fábrica de camas en la calle Santiago Lapuente de Zaragoza.

El conspicuo empresario falleció en 1996, y su hijo Alfonso Soláns Soláns (1948) heredó la fábrica del colchones, que desde entonces preside, y las acciones balompédicas (fue presidente del equipo maño de 1996 a 2006). Álvaro y Borja, nietos del fundador, le secundan en la compañía, que hoy tiene fábricas en España, Francia y Asia. Según Forbes, el padre y sus dos hijos atesoran 70 millones.

Familia Sesé (Teruel): de las carreteras a la diversificación

Alfonso Sesé Tena puso la primera piedra de lo que con el tiempo se convertiría en el Grupo Sesé estableciendo en 1965 una pequeña empresa en Urrea de Gaén (Teruel) dedicada a la compraventa y el transporte de productos agrícolas. El negocio creció todo lo que daba de sí, pero el gran despegue no llegó hasta treinta años después, cuando sus hijos Ana Asunción y Alfonso Manuel (este último había empezado a trabajar en la firma con 15 años) tomaron la batuta. Su primera decisión fue diversificar: hoy Sesé aglutina áreas como el transporte terrestre, la logística, los servicios industriales, el forwarding, la cadena de suministro o el e-commerce. Y con la diversificación llegó la internacionalización, que ha llevado a la compañía a veinte países de cuatro continentes. Alfonso Sesé Asensio es el presidente de la Asociación de la Empresa Familiar de Aragón. Ana es vicepresidenta del holding familiar y presidenta de la Fundación Sesé.

Hermanos Villarroya (Zaragoza): cuestión de química

Jorge y Eduardo Villarroya Greschuhna son, respectivamente, consejero delegado y director gerente de Industrias Químicas del Ebro, empresa fundada en 1958 por su padre, Alejandro Villarroya, especializada en silicatos, sílices y derivados. Alejandro dirigió personalmente la compañía hasta 1990, cuando una enfermedad le obligó a delegar en sus hijos. Jorge, abogado, ya entonces tenía una larga experiencia en IQE, mientras que Eduardo, licenciado en Empresariales, se incorporó en 1991. También trabajan en la organización otros dos hermanos, uno químico y el otro, ingeniero. En la actualidad, el Grupo IQE engloba tres compañías: Industrias Químicas del Ebro, SA (referente europeo en química inorgánica), Desilsa (silicatos líquidos) y Simal (silicatos sódicos y potásicos). En junio de 2022, Jorge Villarroya ha sido elegido nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Zaragoza.

Familia Blanchard (Zaragoza): componentes plásticos

Jorge Blanchard Felez es quien pilota actualmente Cefa (Celulosa Fabril), compañía que creó en Zaragoza su abuelo Eduardo Blanchard Castillo, químico que quiso dedicarse a la docencia pero que se vio obligado a emprender cuando la cátedra a la que aspiraba fue otorgada a alguien más cercano al régimen franquista. El pasado 2021 Cefa cumplió 75 años, y en ese largo periodo ha pasado de centrarse en la fabricación de cápsulas de celulosa y productos químicos (gelatinas, sacarinas, jabones) a elaborar juguetes (desde 1992, bajo la marca Cefa Toys), piezas para electrodomésticos y hasta componentes para automóvil, con clientes como Opel, Citroën, Seat y Volkswagen. Con 800 empleados, una fábrica en el polígono Malpica y otra en Figueruelas, factura anualmente alrededor de los 200 millones. Acompañan a Jorge a los mandos sus primos Gonzalo Blanchard Franco y Pablo Blanchard Nerín (este último, consejero del grupo y director de la filial Algontec, dedicada a la tecnología del soplado, cuyos productos incorpora uno de cada cuatro coches fabricados en Europa).

Familia Pascual (Zaragoza): visionarios digitales

Carlos Pascual, natural de Calatayud, empezó como profesor de contabilidad y matemáticas financieras, y a los 26 años, en 1986, advirtiendo la pujanza de la informática, decidió fundar un centro en su ciudad dedicado a la enseñanza de esta materia y los servicios relacionados bajo la denominación de Izquierdo Informática. El boom de Internet y la demanda de programadores hicieron crecer su negocio; se mudó a Zaragoza y, ya como Integra Estrategia y Tecnología, se especializó en cuatro áreas: servicios TIC, consultoría estratégica, formación y business angel, con gigantes como IBM, Microsoft y Sage como partners. Hoy tiene oficinas en Madrid, Barcelona, Bilbao, Alicante, Huelva…; y no solo eso, sino que en 1991 se adentró en otro sector y consituyó el Grupo Hostelero La Bastilla, que ofrece servicios de catering y espacios para bodas y comuniones. Sus dos hijos, Adrián y Edgar, forman parte del consejo de administración del grupo.