Este miércoles, 8 de junio, FORBES ha celebrado a las 75 mejores empresas para trabajar en un evento en el hotel Rosewood Villa Magna, donde se ha premiado a Juan Orti, presidente de American Express España, por ofrecer a sus más de mil empleados flexibilidad absoluta en el trabajo presencial, cursos de formación impartidos por escuelas de prestigio o un ambicioso plan de acción sobre Diversidad, Equidad e Inclusión. Durante el evento, Andrés Rodríguez, presidente de SpainMedia y editor y director de FORBES España ha querido resaltar lo importantes que han sido los cambios hechos por las empresas ante la situación que ha forzado la pandemia. Este es su discurso completo:

«Bienvenidos a la cuarta edición del galardón Forbes a la mejor empresa para trabajar. Este encuentro tiene un significado especial. Después de los años que hemos vivido, las empresas somos cada vez más conscientes de la importancia de cuidar del bienestar de nuestros trabajadores para potenciar la salud organizativa y de las personas.

Precisamente, todos los que nos acompañáis hoy habéis demostrado que las compañías podemos sobrevivir a acontecimientos que provocan sensación de incertidumbre, miedo o ambigüedad. Pero para hacerlo ha sido necesario no solo implantar medidas extraordinarias centradas en cómo mantenerse a flote, sino también en cómo mantener a nuestro principal activo: las personas.

Este año, el resultado del listado de mejores empresas para trabajar es un ejemplo de la transformación que está sufriendo el tejido laboral. Por primera vez, hemos aumentado el ranking de 50 a 75 empresas. Y es que, fruto de la pandemia, muchas compañías con las que hoy tenemos el placer de contar pusisteis el foco en la evolución de la organización del trabajo, de la relación de los empleados con vuestras empresas o de los cambios que también estaban sufriendo las propias relaciones interprofesionales.

Hace unos años nos costaba imaginar un modelo híbrido de trabajo, y conceptos como el coworking, la flexibilidad financiera o las reuniones virtuales parecían estar lejos de formar parte nuestra normalidad laboral. Pero la realidad de las empresas ha cambiado y, por ello, debemos dar a acceso a beneficios sociales que sean capaces de mejorar su calidad de vida.

Han sido los empleados quienes han valorado los beneficios de vuestras empresas, desde aspectos tan básicos como la flexibilidad horaria, hasta elementos complementarios como la ayuda para guardería o la participación en acciones. Esta diversidad de medidas demuestra que cada necesidad es diferente y requiere un nivel diferente de pensamiento o acción que ya estáis poniendo en marcha.

Horarios movibles, modalidades de organización, uso de nuevas tecnologías, coaching para facilitar cambios en personas y equipos… Los cambios asustan, pero una buena gestión de las personas permitirá encontrar nuevas formas de “hacer” el trabajo, reforzará la confianza y seguridad de los equipos y convertirá a las empresas en el motivo de celebración de este encuentro: en uno de los mejores lugares para trabajar.

Ahora, me gustaría invitar al escenario a D. Antonio Garamendi, presidente de la CEOE. Por favor».