Si la comunidad autónoma de Galicia es la que más riqueza aporta a la lista de Los 100 españoles más ricos 2021 de Forbes será por algo… Esencialmente, porque es la tierra natal de Amancio Ortega, gerifalte de Inditex. Pero, también, porque en sus verdes extensiones se mezclan empresarios hechos a sí mismos (como el fallecido Manuel Jove, Luis Fernández Somoza, el joven Manuel García Pardo o el propio Ortega), con otros pertenecientes a linajudas estirpes, como Isabel Castelo e Isabel de Mandalúniz, madre e hija, jefas de Seguros Ocaso. Las empresas gallegas tocan una amplia variedad de sectores, desde el textil, el sanitario y el financiero a los seguros, las energías renovables y las tecnologías digitales. Desgranamos a continuación las historias de sus cabecillas.

Los Ortega (A Coruña): tiene tela

Amancio Ortega (1936) es el rico más rico de España: 67.000 millones de euros lo contemplan, cantidad que además le sitúa en undécima posición de los más acaudalados del mundo en 2021 (llegó a figurar entre los cinco primeros). Detrás de su inmensa fortuna está el gigante textil Zara, constituido en 1975 como una sencilla tienda de ropa en la calle Juan Flórez de A Coruña, una década después de sus inicios como fabricante de albornoces. En 1976 comenzó su expansión por el resto de España, y tras la creación del grupo Inditex en 1985, empezó a vestir a ciudadanos de otros países. Hoy Inditex tiene repartidas 6.477 tiendas por el planeta, de las cuales 2.007 llevan el logotipo de Zara. Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Üterque completan su porfolio, que deparó en el último ejercicio unas ventas de 27.716 millones de euros (un 36% más que en 2020) y un beneficio neto de 3.243 millones (un 193% más).

A través del holding Pontegadea, Amancio Ortega invierte en inmuebles de varios países (en enero compró un rascacielos en Toronto por 800 millones) y participa en Enagás y Red Eléctrica. Desde 2011, cuando Ortega abandonó el sillón presidencial en favor de Pablo Isla, el fundador ocupa cargo de vocal en el consejo de administración. Este 1 de abril, Isla ha sido relevado por Marta Ortega, hija menor de Amancio; Marta empezó en la empresa como dependienta en una de las sucursales de Londres y ahora cobrará un sueldo de un millón de euros. La mayor, Sandra Ortega, es la segunda accionista del grupo a través de Rosp Corunna, desde donde también controla títulos en PharmaMar (5%) y Room Mate (30%). Su patrimonio asciende a 6.300 millones, segundo más alto del país y el primero de una mujer. 

Juan Carlos Escotet (A Coruña): el estratega financiero 

Presidente de Banesco Grupo Financiero Internacional (que opera en España, Estados Unidos, Venezuela, Panamá, Colombia y República Dominicana) y de Abanca Corporación Bancaria (nexo de antiguas cajas gallegas y hoy séptimo banco de España por el total de sus activos), el economista Juan Carlos Escotet atesora 2.700 millones de euros y es la quinta persona más pudiente de España. Nació en Madrid (1959), tiene también nacionalidad venezolana (sus padres, españoles, emigraron a aquel país) y está afincado en A Coruña, donde brilla como destacado representante de la sociedad civil. Abanca, con 323 millones de beneficio en 2021, es accionista mayoritario de Nueva Pescanova y posee el 75% del capital social del Real Club Deportivo de La Coruña. 

Escotet, que empezó como botones en el Banco Unión, es íntimo del Rey Juan Carlos: hasta la marcha de este a Abu Dhabi competían con frecuencia a bordo de sus respectivos veleros (Aída y Bribón Movistar) en pruebas oficiales. Ha introducido a sus hijos en la dirección de Banesco. Carlos Alberto es CEO y presidente ejecutivo y Carlos Eduardo, gerente de Nuevos Productos de la entidad financiera. Por desgracia, una terrible noticia golpeó a la familia el pasado mes de marzo, cuando el menor de los hermanos, Juan Carlos (31 años), director de la disivión de Estados Unidos de Banesco, falleció en un accidente náutico en Cayo Largo (Florida) al tratar de salvar a su novia, que había caído al agua.

Familia Jove Santos (A Coruña): del ladrillo a la diversificación

El primer trabajo de Manuel Jove Capellán (1941-2020) fue el de aprendiz en el taller de carpintería de su padre en A Coruña. Más tarde fundó su propia empresa de reformas y se forró al frente de Fadesa, líder durante la burbuja inmobiliaria. Justo antes de la crisis la vendió y fundó el holding familiar Inveravante. Apareció por última vez en la lista Forbes de Los 100 españoles más ricos en 2019, con un capital de 1.600 millones (decimosexto en el escalafón). Tras su fallecimiento, sus negocios y su fortuna han pasado a manos de sus hijos Manuel Ángel (1966) y Felipa (1969), quienes llegaron a ser vicepresidentes de Fadesa y que según la clasificación de Forbes de 2021 poseen 600 millones de euros cada uno (lo que los sitúa en el puesto #58).

Inveravante diversifica su actuación en sectores como la promoción inmobiliaria, los hoteles (suya es la cadena Attica21), bodegas y quesos (Terraselecta) y energías renovables (Avantegenera). Manuel Ángel y Filipa son copresidentes de la organización, a cuyo consejo de administración se ha unido a finales de 2021 Marta López Jove, nieta del fundador (e hija de María José, fallecida en 2002), en calidad de consejera, en representación propia y de su hermana Paloma. En 2003 la familia instauró la Fundación María José Jove, que trabaja en favor de la infancia y la inclusión social y que alberga la soberbia colección de arte del patriarca, Manuel Jove, con obras de Picasso, Dalí, Romero de Torres y Miró.

Luis Fernández Somoza (Lugo): transportes e inmuebles

Otro exponente de empresario hecho a sí mismo. Empezó a trabajar a los 16 años, primero en una panadería, después de una agencia inmobiliaria y más tarde como mozo de carga en una empresa de transportes, donde a los 19 años fue ascendido a encargado de almacén. Por entonces se dio cuenta del potencial de la logística como negocio. En su historial brilla especialmente la jugada maestra que se marcó con la coruñesa Transportes Azkar: la compró en los noventa al borde de la quiebra por una peseta, la convirtió en líder del sector, la sacó a Bolsa y en 2013 la vendió al grupo alemán Dascher. Gallego de pro, mentor de emprendedores y filántropo consumado (y pequeño accionista del Deportivo de La Coruña), Fernández Somoza (1933) ocupa el puesto #69 de los más ricos de España, con una caja de 400 millones.

Desde que se deshizo de Azkar se ha dedicado a invertir, sobre todo en bienes inmuebles, a través del holding Cartesón, con Inversiones Subel y Calde como rentables filiales. Progresivamente ha ido delegando funciones en sus tres hijas, todas consejeras delegadas de Cartesón y consejeras de la sicav Ardizia de Inversiones. Así, Belén y Susana Fernández Paradela son además administradoras solidarias de la empresa de paquetería TDN, también reflotada por su padre. Elisa es administradora única de Didocapital Investments y presidenta de Currelos de Inversiones y Guntín de Inversiones. Parece que el relevo está asegurado. 

Isabel Castelo e Isabel de Mandalúniz (A Coruña): nobleza obliga

Isabel Castelo D’Ortega (1929) es la presidenta de Seguros Ocaso, la compañía que fundó su abuelo, Ramón D’Ortega, en Vigo y que luego dirigió su padre, Santiago, entre La Coruña y Madrid. Su hija, Isabel de Mandalúniz y Castelo D’Ortega (1954), ocupa el cargo de vicepresidenta en la compañía, segunda en cuota de mercado entre las especializadas en decesos. Entre ambas suman 800 millones de patrimonio, repartidos equitativamente. La geneaología familiar es digna de mención, pues por las venas del linaje corren sangres nobiliaria, artística y aventurera. 

Isabel Castelo se dedicó en su juventud al bel canto; se dice que la romanza de la zarzuela El maestro Campanone (Giusseppe Mazza, 1957) que ameniza los anuncios de Ocaso la canta ella. Es marquesa viuda de Taurisano: se casó con Ángel de Mandalúniz Ugarte, titular del marquesado y capitán de fragata de la Armada, quien falleció en 1978. En 1996 ella volvió a casarse, esta vez con José Milán Díez, capitán de navío. Isabel de Mandalúniz, única hija de la marquesa, está unida en matrimonio con Cristóbal Colón de Carvajal, duque de Veragua y descendiente directo del descubridor de América. Tienen dos hijos, Cristóbal (cómo no) y Ángel, duque de La Vega. Madre e hija gestionan otras inversiones a través de la sociedad Castman. 

Manuel García Pardo (A Coruña): pletórico de energía

Es una de las últimas incorporaciones a la lista Forbes de los más ricos de España, con un montante de 250 millones de euros. Lo suyo no viene de herencia, sino de instinto emprendedor, el cual antepuso a los estudios: no bien hubo terminado COU, Manuel (44 años) se puso a trabajar en la empresa de su padre (García Forestal, dedicada al suministro de productos forestales para la fabricación de celulosa, energías eléctrica y térmica y pellets), para, en poco tiempo, fundar la suya propia, Renova, al calor del imparable avance de las renovables. Renova se transformó en Greenalia, de la que es principal accionista (84%) y CEO, y que en el primer semestre de 2021 consiguió un EBITDA de 16,4 millones de euros, un 488% más que durante el año 2020 entero. 

Greenalia está en pleno crecimiento. Entre sus proyectos más recientes está la puesta en marcha de la planta de generación eléctrica con biomasa forestal más grande del sur de Europa (en Curtis-Teixeiro) y los parques eólicos de Miñón, Alto da Croa y Monte Tourado. Galicia concentra la mayoría de sus instalaciones, aunque ya ha sembrado su semilla en Estados Unidos: el año pasado compró una sociedad estadounidense de energías renovables y este 2022 construirá en Texas un parque fotovoltáico de 670MWp (megavatios pico) que está previsto empiece a funcionar en 2024. En 2017 Greenalia salió al Mercado Alternativo Bursátil (hoy BME Growth) y aspira a cotizar en el Mercado Continuo. En junio de 2020 se unió a Greenalia (con un 5,18% de las acciones) José María Castellano, expresidente de Ono y NovaGalicia Banco y exvicepresidente de Inditex.

Luis de Valdivia (A Coruña): vientos huracanados

También con las energías renovables hace negocio Luis de Valdivia (1963), antes conocido como Luis Castro de Valdivia, cuyo capital asciende a 220 millones de euros. Es el fundador y presidente de Ecoener, empresa que constituyó en 1988 (bajo el nombre de Hidralia), cuando el auge de las energías limpias apenas se vislumbraba en el horizonte. Posee el 71% de la compañía a través del holding Luis de Valdivia SL. Ejerce además de vocal del Consejo Gallego de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, órgano colegiado de participación, consulta y asesoramiento de la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia para temas de sostenibilidad. Ecoener se centra en proyectos de energías hidráulicas, eólicas y fotovoltaicas, la mayoría de los cuales están emplazados en Canarias.

Se ha visto más de una vez en el centro de la polémica: en 2009 denunció las concesiones de parques eólicos del bipartito PSOE-BNG (finalmente anuladas por el PP), las concedidas a él por el PP dieron lugar a una denuncia por tráfico de influencias (Ramón Ordás, entonces director de Industria de la Xunta, es su cuñado; la denuncia se archivó en 2010) y un proyecto de Hidralia en Guatemala en 2013 acabó con cruentos altercados entre los opositores a la obra y la policía, lo que le llevó a abandonarlo. En 2021, Ecoener salió a Bolsa, tras la incorporación como consejeros dominicales de los exministros Eduardo Serra y Ana Palacio, y de Carlos González-Bueno, exsubsecretario de Estado en los ministerios de Ciencia y Tecnología e Industria y Energía.

Tino Fernández Pico (A Coruña): expansión tecnológica

Economista de formación, exentrenador de baloncesto y presidente del Real Club Deportivo de La Coruña entre 2014 y 2019, Constantino (Tino) Fernández (1966) capitanea la consultura tecnológica Altia, que fundó en 1994 con dos socios que con el tiempo abdicaron de la empresa. Hoy Tino posee el 81% del capital, gracias al cual a final del año pasado se embolsó más de un millón de euros en dividendos a cuenta de 2021. Dicho ejercicio proporcionó resultados extraordinarios para esta firma con siete líneas de negocio (outsourcing y mantenimiento, servicios gestionados, desarrollo de aplicaciones informáticas, consultoría tecnológica, soluciones propias, implantación de soluciones informáticas de terceros y, por último, suministro de hardware y software): el beneficio neto del primer semestre fue de 3,6 millones de euros, un 360% más que en el mismo periodo del año anterior (785.000 euros). 

Los fondos totales de Fernández ascienden a 190 millones. Altia se encuentra actualmente en fase de expansión internacional, a través de una agencia ubicada en Chile, su creciente negocio en agencias europeas y la compra en 2020 de la consultura portuguesa Noesis.

José Antonio Castro Sousa (Pontevedra): hoteles y crisis

Si la pandemia ha golpeado con fuerza un sector ha sido el del turismo: durante muchos meses de 2020 y 2021, los confinamientos y las prohibiciones de movilidad interregional tuvieron un efecto negativo en la ocupación hotelera. La cadena Hesperia, presidida por Castro Sousa (1956), es una de las afectadas por la crisis, que pasó de obtener unos beneficios de 15,5 millones en 2019 a unas pérdidas de 48,3 millones en 2020 (los datos de 2021 aún no se han hecho públicos). En 2018 el Grupo Hesperia se desvinculó de NH Hoteles, cadena de la que poseía el 25%.

La preocupante situación de Hesperia no impide que el grupo siga cerrando importantes acuerdos (como el firmado con el fondo de inversión catarí Al Alfia, que promueve el hotel rascacielos en el puerto de Málaga, para la gestión de dicho establecimiento de lujo) e invirtiendo en digitalización y sostenibilidad para transformar en esa dirección sus operaciones. Pese al delicado momento de la compañía, su máximo mandatario, que tiene además intereses inmobiliarios en Vigo y Barcelona, aparece en la más reciente lista de Forbes con un patrimonio de 140 millones de euros. 

Los Fernández (Pontevedra): la salud es lo primero

Los laboratorios PharmaMar son el pegamento que mantiene unidos a los primos José María Fernández Sousa-Faro (90 millones de capital), presidente ejecutivo, y Pedro Francisco Fernández Puentes (110 millones), vicepresidente, hijos ambos de la pareja de hermanos fundadores de lo que nació como Zeltia en 1939: Antonio y José Fernández López. En la mesa de mando de PharmaMar también tienen respectivos sillones los exministros Ana Palacios, Eduardo Serra y Carlos Solchaga (en calidad de consejeros). Pedro Francisco preside, por su parte, Zendal, otro grupo del sector sanitario que aglutina seis empresas y que produjo la vacuna de Novavax contra el Covid-19. Su hijo Andrés Fernández Álvarez-Santullano ostenta el cargo de consejero delegado. 

Otras sagas gallegas de éxito

En el puzle empresarial gallego también son piezas clave otras familias, como los Rivera, cuya cuarta generación ya pilota la cervecera Estrella Galicia; los Nogueria, que a través del Grupo Nogar se centran en logística portuaria y comercio marítimo; los fabricantes de conservas Calvo (Grupo Calvo) y Alonso (Jealsa: dueños de Rianxeira y Escuris, entre otras); los Tojeiro, que llevan adelante Gadisa, grupo de distribución alimentaria; los Domínguez, puntales de la moda con Adolfo Domínguez como cabeza visible; o los Cortizo, propietarios de Aluminios Cortizo, el primer fabricante español de sistemas de aluminio y PVC que a día de hoy tiene nueve fábricas (tres de ellas en Francia, Polonia y Eslovaquia), cerca de cuatro mil trabajadores y presencia en sesenta países.