La aparición de la pandemia ha marcado un antes y un después en el proceso de digitalización del sistema sanitario. Y es que este, de la noche a la mañana, tuvo que hacer frente a un escenario excepcional, en el que el tiempo de respuesta era crucial para controlar la situación de urgencia sanitaria. Esto hizo que la incipiente digitalización del sector de la salud protagonizara una aceleración, que ha hecho posible que los ciudadanos pudieran tener acceso a atención médica sin tener que desplazarse. No en vano, la crisis sanitaria producida por la pandemia ha generado la creación rápida de nuevos canales y servicios digitales, que tienen como principal objetivo mejorar la salud y la calidad de vida de la ciudadanía. Pero, ¿cuáles de ellos han llegado para quedarse? ¿Se establecerá un nuevo modelo de sanidad debido a la digitalización del sistema sanitario?

Para reflexionar sobre este nuevo escenario, FORBES e IBM Consulting reunían el pasado 23 de marzo en la sede de la revista a un grupo de especialistas en la materia procedentes de varios sectores relacionados con el sector salud. El debate, moderado por Pablo Caño, digital strategist de Forbes, ha contado con la participación de Paula Heller, responsable de activos digitales en la Dirección de Ciudadanía, Innovación y Usuarios de Catsalud; Francisco García Lombardía, director técnico de salud digital en el Servicio Madrileño de Salud (Consejería de Sanidad de Madrid); Pablo González, deputy CIO de Ribera Salud; y Oriol Viaplana, socio de Sanidad en IBM Consulting.

El encargado de abrir la mesa de debate ha sido Pablo Caño, el cual preguntaba a Paula Heller cómo ha afectado al sistema de salud esta pandemia y qué necesidades ha desvelado.

Con el bagaje que le otorga el hecho de haber liderado durante 15 años proyectos de experiencia digital, Heller comentaba que la digitalización del sistema sanitario aún era una asignatura pendiente cuando se declaró la pandemia por coronavirus: “Sin duda esta situación ha supuesto un acelerador en la implantación de nuevas medidas digitales, lo que ha descubierto nuevas oportunidades. Ahora debemos encontrar el equilibrio entre el sistema tradicional presencial y el no presencial”.

Por su parte, Pablo González, ingeniero superior en informática con más de 14 años en el sector de la salud, respondía a la pregunta de si el sistema sanitario es homogéneo a nivel público y privado. “Lo cierto es que me gusta más pensar en ciudadanos. En realidad, el ámbito privado y público son complementarios. El verdadero reto al que nos enfrentamos es el de poner al paciente en el centro de todo”.

Esto ha llevado a Pablo Caño a poner sobre la mesa una nueva cuestión: ¿cuáles han sido los grandes cambios que ha producido la aceleración de la digitalización en el sistema sanitario?

Oriol Viaplana, socio de Sanidad en IBM Consulting. (Foto: Luis Camacho)

El encargado de recoger la pregunta ha sido Francisco García Lombardía, doctor ingeniero en Informática: “Las circunstancias de premura, de urgencia en dar respuesta a la crisis sanitaria que hemos vivido, ha hecho que fuera totalmente necesario acercar los servicios al ciudadano, como por ejemplo con la tarjeta digital sanitaria. Las descargas de esta aplicación se multiplicaron sorprendentemente en muy poco tiempo, lo que manifiesta el alto grade de aceptación que ha tenido este tipo de medidas entre la ciudadanía. Ahora viene una segunda etapa, en la que tenemos repensar todo lo que hemos hecho bien y mal y adelantarnos al futuro”.

Un proceso de adaptación, en el que, sin duda, juega un papel muy importante empresas como IBM Consulting, la cual ayuda a muchas organizaciones en el sector sanitario para realizar esa transformación digital. Pablo Caño preguntaba al respecto a Oriol Viaplana: “Sin duda, la pandemia ha representado un proceso de aprendizaje acelerado en muchos ámbitos. Una lección aprendida es que la digitalización funciona, pero aún tenemos muchos retos por delante para digerirla y maximizar su impacto en el sistema, entre ellos que esta transformación sea ágil y sostenible”.

Asimismo, Pablo Caño introducía una nueva línea de debate, recordando a los ponentes que esta digitalización del sistema sanitario no es algo ajeno, sino que afecta a todos los ciudadanos. Pero, ¿qué impacto real tiene en sus vidas? En  esta ocasión la pregunta la recogía Paula Heller, quien afirmaba que esta transformación está ideada poniendo a las personas en el centro de la sanidad: “El principal objetivo de este proceso de digitalización es el de facilitar el acceso y el de hacer este servicio más eficiente y equitativo”.

“El hecho de poder obtener el certificado covid de forma inmediata gracias a la tarjeta sanitaria digital ha supuesto un gran avance”, apuntaba Caño. Y añadía: “Pero que la tecnología no lo es todo. ¿Qué más debe cambiar para que seguir avanzando en la digitalización del sector sanitario?”. 

Francisco García Lombarda señalaba que es importante cambiar la concienciación, ya que los profesionales en algunos casos aún son muy reticentes a la utilización de esta tecnología: “Nos tenemos que acostumbrar a este nuevo modelo digital del sistema sanitario, pero también tenemos que dotarle de equipamiento y, sobre todo, mantenerlo”.

Paula Heller, responsable de activos digitales en la Dirección de Ciudadanía, Innovación y Usuarios de Catsalut. (Foto: Luis Camacho).

Y es que esta transformación digital del sector de la salud no solo abarca a los profesionales de la salud, sino que también tiene que dotarse de nuevos perfiles de otras áreas y de recursos tecnológicos. Esto llevaba a Pablo Caño a formular una nueva cuestión: ¿Qué ventajas tiene esta digitalización para el sector privado, entonces?

Pablo González lo tenía claro: “La digitalización nos ofrece la oportunidad de dar una mejor asistencia, sobre todo para aquellos tratamientos que no requieren atención física. De esta forma, también se fomenta el empoderamiento del paciente, porque se le hace responsable de su salud”.

“La pandemia ha obligado a una aceleración de la digitalización del sector sanitario, pero también ha dejado patente algunas debilidades y estamos ante un proceso de digestión. Hemos visto una gran adopción por parte de la ciudadanía de los canales digitales, y esto refuerza una estrategia en la que se le otorgue a los ciudadanos el control de sus datos sanitarios. Esto supone, sin duda, un reto, porque estos datos tienen que ser entendibles. Es necesaria tanto una homogenización semántica para poder interpretarlos como un esfuerzo de diseño para presentarlos de forma entendible y visual en estos canales”, apuntaba Oriol Viaplana.

Sin duda, a este reto se suma el de encontrar nuevos talentos para que se produzca una transformación digital plena, tal y como apuntaba el moderador de este Forbes Talks en colaboración con IBM Consulting.

Francisco García Lombardía, director técnico de salud digital en el Servicio Madrileño de Salud (Consejería de Sanidad de Madrid). Foto: Luis Camacho.

García Lombardía señalaba que aún existen varias carencias para que se produzca una digitalización plena en el sistema sanitario. Una de ellas es que se deben incorporar perfiles específicos que permitan el acceso a las nuevas herramientas que nos ofrece este proceso: “Solo de esta forma la tecnología llegará a los ciudadanos. Estos deben tener su información para que puedan facilitarla para su diagnóstico. De esta forma, la sanidad se podrá convertir en una sanidad preventiva”. 

Otro de los retos en los que estaban todos los ponentes de acuerdo en resaltar es que hay que dejar muy claro a los ciudadanos/pacientes que el modelo de sanidad no va a cambiar de presencial a no presencial. “No queremos sustituir el modelo, sino complementarlo con nuevas herramientas que enriquezcan el diagnóstico”, explicaba Heller durante su turno.

Cambio de paradigma

Disertación que aprovechaba Pablo Caño para incorporar un nuevo tema de disertación en la mesa de debate: ¿qué es la telemedicina?

Pablo González, de Ribera Salud, era el primero en contestar: “La posibilidad de poder realizar una teleconsulta nos permite gestionar mejor los recursos sanitarios, al mismo tiempo que facilitamos el acceso a los pacientes al mismo. Esta herramienta nos permite democratizar los servicios”.

Pero, ¿y los profesionales? ¿Existe una resistencia a este cambio de paradigma?

Oriol Viaplana, aseguraba que ha habido un cambio cultural en el sector sanitario muy fuerte: “En IBM Consulting ayudamos a las diferentes organizaciones a realizar este cambio de paradigma de una forma lo más sencilla posible. De este modo, los profesionales han visto que la transformación digital puede ser un refuerzo de la esencia del modelo de sanidad. La hiperdigitalización de los procesos menos complejos en el sector permitirá dedicar recursos y proteger lo más valioso del sistema: una atención presencial de valor para los pacientes”. 

Pablo González, deputy CIO de Ribera Salud. (Foto: Luis Camacho)

Sobre el punto de si la tecnología está a la altura de este cambio en el modelo sanitario, el director técnico de Salud Digital en la Consejería de Sanidad de Madrid contestaba con un rotundo sí: “Tenemos los recursos necesarios para realizar este proceso de transformación digital. Esto ayudará a simplificar los procesos de atención al paciente, a hacerlos más ágiles. Pero hemos de recordar que no es un viaje fácil, ya que no es solo tecnológico, sino que afecta a muchos profesionales de diferentes áreas y, por supuesto, también a la ciudadanía. Tenemos que adaptarnos a ese cambio”.

Pablo Caño apuntaba algunas de las tecnologías que se están utilizando para esta digitalización: IA, Nube… ¿Cómo se están implementando? ¿Cuáles son las nuevas tendencias? “En realidad no va de usar estas tecnologías para las videoconsultas, sino de mejorar y complementar la experiencia del usuario. Por eso es tan importante tener un buen plan estratégico y pensar que el cambio de paradigma de la transformación digital no es solo tecnológico, sino organizativo, cultural y centrado en los ciudadanos”, explicaba Oriol Viaplana, con la experiencia que le otorga ser partner en IBM Consulting.

A la respuesta de esta pregunta se unía Francisco García Lombardía para apuntar que la incorporación de esta tecnología va a dar la capacidad de autogestión del paciente. “Justamente es por ello que tenemos que pensar en la experiencia del ciudadano, y utilizar esta tecnología para readaptar y rediseñar el modelo de sanidad para él”, añadía Viaplana.

Pablo Caño, digital strategist de Forbes. (Foto: Luis Camacho)

Para terminar esta mesa redonda sobre la digitalización del sistema sanitario, Pablo Caño pedía a los ponentes que hicieran un breve apunte de lo que este proceso representa. Pablo González respondía que es necesario coger aliento y reflexionar sobre todo lo que se ha hecho durante los duros momentos de la pandemia: “Solo así seremos capaces de coger músculo y establecer nuevas líneas de desarrollo que permitan tener una sanidad mucho más transparente y ofrecer una mejor gestión”.

Por su parte, Paula Heller explicaba que el futuro de esta transformación digital del sistema sanitario pasa por pensar en la experiencia de usuario: “Nuestro objetivo tiene que ser el de facilitar la vida al ciudadano, por supuesto sin perder el rigor científico. Tenemos que hacerle partícipe de su salud”. 

Oriol Viaplana señalaba que la situación que ha dejado la pandemia y el foco que tiene el sector ahora mismo representa una oportunidad histórica y estratégica para una transformación del sistema sanitario en profundidad, aprovechando las lecciones aprendidas de los dos últimos años. Y Francisco García concluía con la idea de que los profesionales y las personas han entendido los beneficios que ofrece este cambio de paradigma y señalaba que “el resultado es positivo”.

**Si quieres ver el evento completo, haz clic aquí.