Mercadona ha elevado sus ventas un 3,3% en 2021, hasta alcanzar los 27.819 millones de euros, y ha registrado un beneficio neto de 680 millones, lo que supone una bajada del 6% respecto al ejercicio anterior. La empresa ha incrementado su cuota de mercado un 0,8% hasta el 27,1% y cuenta a final de 2021 con 96.000 trabajadores, 1.000 más que el año pasado.

Así lo ha dado a conocer este martes el presidente de Mercadona, Juan Roig, en la rueda de prensa anual en la que informa sobre los resultados del ejercicio anterior y las previsiones para este año.

Durante su intervención, Roig ha condenado la guerra en Ucrania, ya que en 2021 «se pueden solucionar las cosas de otra forma», ha mostrado su «solidaridad» con el pueblo ucraniano y con su «gran presidente», Volodímir Zelenski, que está «dando la cara jugándose la vida con compatriotas suyos».

Igualmente, ha remarcado que la cadena agroalimentaria española y portuguesa «es muy fuerte» y «problemas de falta de productos no va a haber». «No hay problemas de desabastecimiento», ha remarcado, y ha recordado el «gran consumo» de papel higiénico durante la pandemia.

Para Roig, el problema del aceite de girasol, de oliva o de harina «es acaparamiento, no es otra cosa». «Tenemos mercancía más que suficiente», ha remarcado, pero ha pedido que «el cliente no haga acopio» y ha criticado a los «especuladores».

Bajar el IVA

Además, el presidente de Mercadona ha instado a eliminar burocracia, rebajar el IVA y a cambiar la fórmula para calcular el precio de la energía «ya» ante el encarecimiento de las materias primas y los productos a consecuencia de la guerra de Ucrania.

Asimismo, Roig ha criticado el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), ya que ha considerado que es «inflacionista». Como ejemplo, ha indicado que ante la subida del precio del aceite de oliva de 2,30 euros a 4, el Estado «ahora se lleva 40 céntimos y antes, 23». Por ello, ha pedido que «baje el IVA».

Igualmente, ha pedido eliminar la burocracia: «Si queremos generar actividad económica, no podemos estar generando papeles y papeles». «Para abrir nuevas oficinas, nosotros hemos tenido que presentar papeles de la ley de igualdad», ha criticado. Al respecto, ha remarcado que en Mercadona «hace mucho tiempo» que defienden la igualdad entre hombres y mujeres: «A misma responsabilidad, mismo sueldo».

No obstante, Roig ha apuntado que el «problema» de la burocracia «no es del partido político». «A nosotros mandando el PP en Valencia nos costó tres años la Alquería del Basket, y ahora mandando Compromís y PSOE el España Arena han sido dos años«, ha explicado.

Por ello, ha propuesto que se apruebe el «silencio administrativo» y la «declaración responsable». «Si alguien lo incumple, que se le aplique la justicia», ha agregado.