El consejero delegado de IAG, Luis Gallego, ha renunciado al bonus de 900.000 libras esterlinas (unos 1,07 M€) que le reservaba la empresa por el pasado ejercicio. La decisión de Gallego va en línea con su deseo de mantener sus intereses alineados con la situación de la compañía, que espera iniciar una fuerte recuperación en los próximos meses tras dos años afectada por la crisis del coronavirus y las restricciones en la movilidad internacional.

La crisis derivada por la pandemia provocó que el pasado año el grupo perdiera 2.933 millones de euros. El holding aeronáutico confía en un verano sólido, volviendo operar aproximadamente un 85% de su capacidad y un resultado operativo positivo este año.

El consejo de administración aceptó la solicitud del consejero delegado de IAG y le expresó su gratitud por su permanente compromiso con el grupo. El consejo reconoce, asimismo, que este es el segundo año en que el consejero delegado no ha recibido ningún incentivo anual o a largo plazo. A esto se unen las reducciones de su salario fijo en el mismo período de desempeño.

«Con independencia de cualquier decisión sobre la retribución del consejero delegado de IAG, el consejo de administración ha evaluado su rendimiento en 2021, considerando que ha sido excepcional en la gestión de la pandemia, en el impulso de la transformación del grupo y en el liderazgo del camino hacia una aviación sostenible», asegura un informe de la compañía.

No es la primera vez que Gallego toma decisiones alineadas a las prioridades de la empresa. En 2013, renunció a un bono de aproximadamente unos 600.000 euros y tuvo una reducción salarial voluntaria del 15% de su salario. En aquel momento, la aerolínea estaba reduciendo drásticamente su plantilla y negociando convenios con ajustes con diversos colectivos.

En 2020, durante su etapa en Iberia (antes de ser designado CEO de IAG), tuvo una reducción voluntaria de salario de 50%, además y aceptó su nuevo cargo con un salario inferior al de su predecesor. En IAG continuó con la reducción del 20% que había sido establecida para consejo y en 2021 mantuvo una reducción voluntaria del 10%.

Gallego obtuvo en 2021 una remuneración total como consejero delegado de IAG de 1,52 millones de euros, tal y como refleja el informe anual de remuneraciones de los consejeros. Del total, 1,28 millones corresponden al salario en metálico y los otros 221.000 euros están relacionados con instrumentos financieros o el beneficio bruto de las acciones. Restan 13.000 euros más por otros conceptos. La cifra supone un importante cambio con respecto a 2020, dado que Gallego únicamente ejerció como consejero delegado a partir del 8 de septiembre de ese año, cuando sustituyó a Willie Walsh. En esos tres meses, Gallego percibió una remuneración de 470.000 euros.