El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, gana 86.542 euros anuales, lo que le sitúa entre los líderes políticos europeos que menos retribución percibe por sus funciones, por detrás de los responsables de países como Suiza, Alemania o Austria.

El presidente de Suiza, Ignazio Cassis, que sustituye desde este año a Guy Parmelin, es el cargo público que mayor salario recibe, 469.480 euros anuales, según publica El País; seguido por Olaf Scholz, que ostenta el cargo desde el pasado mes de diciembre cuando Angela Merkel se despedía tras 16 años como canciller alemana, con un sueldo de 362.268 euros al año.

El canciller de Austria, Karl Nehammer, recibe una retribución por encima de los 328.000 euros anuales; el primer ministro de Bélgica, Alexander De Croo, 221.000 euros por año; y la primera ministra de Reino Unido, Liz Truss, casi 187.000 euros anuales.

A continuación se sitúan Emmanuel Macron, presidente de la República Francesa y copríncipe de Andorra (unos 182.400 euros/año); Sergio Mattarella, presidente de la República Italiana (casi 180.000 euros/año); los primeros ministros de los Países Bajos, Hungría y PortugalMark Rutte (unos 171.000 euros/año), Viktor Orbán (casi 135.000 euros/año) y António Costa (91.000 euros/año), respectivamente.

Pedro Sánchez estaría posicionado por encima del primer ministro de Eslovenia, Robert Golob, que percibe una retribución de casi 68.000 euros anuales, y del presidente de Croacia, Zoran Milanović, cuyo sueldo es de poco más de 42.000 euros al año.

Mario Draghi renuncia a su retribución

El que fuera presidente del Banco Central Europeo (BCE) entre 2011 y 2019 y primer ministro de Italia hasta el pasado mes de julio cuando presentó su dimisión, Mario Draghi, debería haber percibido un salario superior al de Sánchez que rondaría los 110.000 euros anuales, ya que ejercía como primer ministro “no parlamentario», es decir, sin escaño. Y decimos ‘debería’ porque el político italiano decidió renunciar al sueldo que correspondía al cargo que ostentó desde que dejó la presidencia del BCE, según la información publicada en el portal de Transparencia del Ejecutivo italiano recogida por El País.

En dicho portal, también se refleja en el apartado “Compensaciones vinculadas al cargo” que Draghi “declara que no percibe alguna compensación de cualquier naturaleza” relacionada con su cargo como primer ministro.

Lee también: Estos son los funcionarios públicos que más dinero ganan en España

Esa ha sido la única fuente de información publicada sobre esta decisión insólita –Draghi no se ha pronunciado al respecto–: nunca había ocurrido que un primer ministro renunciase completamente a su sueldo.

Cabe destacar que, según apunta el mismo diario, Draghi declaró en 2020 ingresos anuales de casi 600.000 euros brutos, diez inmuebles (uno de ellos en Londres) —algunos en copropiedad—, y también seis terrenos. Además, el expresidente del BCE tiene también una participación de 10.000 euros en la sociedad Serena, un fondo sin ánimo de lucro a quien pusieron el nombre de su esposa de toda la vida.