Hacienda somos todos, incluidos los políticos. Varios políticos españoles que han tenido problemas con Hacienda. Y el último de ellos fue el exalcalde de Badalona y expresidente del Partido Popular catalán Xavier García Albiol, cuyo nombre apareció vinculado en la investigación de los Papeles de Pandora, la filtración de 2,9 terabytes de datos sobre activos en paraísos fiscales.   

A principios de noviembre, el consistorio aprobó una moción de censura, consensuada entre el Partido Socialista Catalán y las fuerzas independentistas, para destituir a García Albiol después de que se descubriera que su nombre estaba ligado al de su vinculación con el de una empresa offshore en Belice.

El de Albiol –que quiere recuperar la alcaldía en las elecciones municipales de 2023– no es un caso aislado. Otros políticos de distintos partidos han caminado por la fina línea que separa la legalidad de la posible evasión fiscal, como el caso del expresidente catalán Jordi Pujol, o los políticos retirados Juan Carlos Monedero, Miguel Arias Cañete, José María Aznar, Carlos Fabra y Jordi Cañas.

Jordi Pujol

Jordi Pujol, de 91 años, ocultó durante décadas unos 140 millones de dólares en pesetas en Andorra. Según el expolítico, se trata de una cantidad que su padre, el banquero Florenci Pujol, amasó y le dejó en herencia. Por ocultar esta cantidad a la Agencia Tributaria, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha abierto un juicio contra él, su mujer y sus hijos que comenzó en junio.

Juan Carlos Monedero

El cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero tuvo un problema con Hacienda por declarar en 2013 unos ingresos como persona física y no como sociedad. La cantidad facturada era de 425.150 euros y, con esa estrategia, pagó unos 70.000 euros de impuesto de sociedades en vez de los 176.000 que le tocaban abonar por IRPF.

Hacienda consideró que Monedero debía tributar por el IRPF y no como empresa, por lo que tuvo que presentar una declaración complementaria con la que consiguió regularizar su situación.

Miguel Arias Cañete

El exministro del PP Miguel Arias Cañete tuvo un conflicto con Hacienda por simular gastos en Ceuta, donde tiene su empresa petrolera Petrolífera Ducar. La Agencia Tributaria revisó su declaración de la renta en 2011 y concluyó que había consignado gastos realizados en Ceuta, donde existe un régimen fiscal más favorable que en la península, mientras que en realidad estaba en Jerez.

Màxim Huerta

Su caso es similar al de Monedero. Eludió el pago de unos 218.322 euros al tributar por el impuesto de sociedades en lugar de por IRPF en los ejercicios fiscales de 2006, 2007 y 2008. La publicación del escándalo provocó su dimisión como ministro de Cultura y Deporte en el primer Gobierno de Pedro Sánchez. Había sido nombrado el 6 de junio y dimitió el 14 de junio de 2018.

José María Aznar

El expresidente del Gobierno José María Aznar (1996-2004) fue sancionado por intentar reducir su carga fiscal declarando parte de su actividad laboral a través de una sociedad. La intención era pagar el 25% del impuesto de sociedades en lugar del tipo cercano al 50% que le hubiera correspondido por el IRPF.

Hacienda consideró que se trataba de rentas del trabajo y no de una sociedad, por lo que le reclamó unos 200.000 euros que no había pagado en impuestos más una multa de 70.400 euros. En total, el expresidente tuvo que desembolsar unos 270.000 euros.

José Manuel Soria

José Manuel Soria dimitió en 2016 después de que su nombre fuera vinculado a empresas que aparecían en los Papeles de Panamá, una filtración de documentos del desaparecido bufete panameño Mossack Fonseca.

Soria, que entonces ejercía como ministro de Industria, Energía y Turismo en el Gobierno de Mariano Rajoy, no pudo explicar con datos su participación en algunas empresas familiares que aparecían en los documentos, por lo que acabó renunciando a su cargo. 

Jordi Cañas

Jordi Cañas es un diputado por Ciudadanos en el Parlamento Europeo que durante un tiempo abandonó la política por un problema con la Agencia Tributaria. En 2014, Cañas renunció a su escaño en el Parlamento de Cataluña tras ser acusado de cometer un supuesto fraude fiscal por 429.203 euros junto con otras diez personas. Fue absuelto en 2018 después de que la Abogacía del Estado retirara la acusación en su contra.

Carlos Fabra

Carlos Fabra, el presidente de la Diputación de Castellón entre 1995 y 2011, fue sentenciado en noviembre de 2013 a cuatro años de cárcel por eludir el pago de 700.000 euros en impuestos entre 1999 y 2003. El juez lo condenó a pagar 1,3 millones de euros de multa, una cantidad de la que hasta ahora abría abonado solo 300.000 euros.