(De izq. a drch.) Begoña Cristeto, socia responsable de Automoción, Industria y Química en KPMG; César Tello, director general de ADigital; Cristina Rivas, Chief Technology Officer de Securitas Direct; Carme Artigas, Secretaria de Estado de Digitalización y de Inteligencia Artificial; e Idoia Sota, subdirectora de FORBES. (Foto: Luis Camacho)

A través de los Fondos Europeos de Recuperación y el Plan España Digital 2025, se sientan las bases para generar un avance en la digitalización del tejido empresarial español que nunca antes se ha producido. Unos recursos que constituyen una oportunidad única para el avance digital de las pequeñas y medianas empresas nacionales.

Entidades públicas y privadas trabajan de la mano con el objetivo de que las inversiones en digitalización impacten lo máximo posible en mejorar la resiliencia de las organizaciones y crecimiento de la economía del país.

Para hablar sobre ello, FORBES ha reunido en su oficina de Madrid, en colaboración con Securitas Direct, a Carme Artigas, Secretaria de Estado de Digitalización y de Inteligencia Artificial; Cristina Rivas, Chief Technology Officer de Securitas Direct; César Tello, director general de ADigital; y Begoña Cristeto, socia responsable de Automoción, Industria y Química en KPMG; en un nuevo FORBES Talks moderado por Idoia Sota, subdirectora de FORBES.

La explotación de grandes volúmenes de datos, la gestión de infraestructuras en la nube y la ciberseguridad son solo algunas de las cuestiones que se perfilan cada vez más importantes para cualquier tipo de organización y el éxito en su implementación dependerá de la agilidad y buena comunicación entre todas las partes implicadas.

Carme Artigas, Secretaria de Estado de Digitalización y de Inteligencia Artificial. (Foto: Luis Camacho)

La Secretaria de Estado de Digitalización y de Inteligencia Artificial, Carme Artigas, aseguraba que el Gobierno tiene el foco puesto en esta materia: «El objetivo de la creación de la Secretaría de Estado era abordar las grandes reformas del modelo productivo y económico de nuestro país a largo plazo. Pero lo que hizo la pandemia fue que de golpe lo estratégico y lo importante se convirtió en urgente».

Por ello, este organismo, durante 2020 –su primer año en activo–, «puso la tecnología al servicio de la lucha contra la pandemia, a la vez que desarrollaba el proyecto estratégico de país que es la Agenda Digital 2025», puntualizaba Artigas.

Para este 2021, explicaba la Secretaria de Estado, los planes anunciados el ejercicio anterior –Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial, los planes de digitalización de las pymes y de las administraciones públicas, y el Plan Nacional de Competencias Digitales– ya se han empezado a desplegar con una visión a largo plazo, pero también abordando el corto y medio plazo, porque España tenía grandes temas históricos donde nos lastraba nuestra competitividad».

La digitalización incrementa la eficiencia de las empresas

La digitalización de las organizaciones constituye en la actualidad una condición fundamental para el progreso de la economía española: «la digitalización ayuda a todo tipo de empresas a aumentar su eficiencia y modificar sus procesos», afirmaba Cristina Rivas, Chief Technology Officer de Securitas Direct.

Cristina Rivas, Chief Technology Officer de Securitas Direct. (Foto: Luis Camacho)

Rivas argumentaba que el servicio de la compañía de seguridad tiene un componente tecnológico muy importante, pero lo que da realmente valor «es tener personas que están detrás cuando ocurre un incidente», ya que ellas son las que gestionan la información que la digitalización proporciona. «Este es un ejemplo de transformación de procesos que hace a la empresa más eficiente, a la vez que le permite dar un servicio mucho mejor a sus clientes», defendía Rivas.

Por su parte, César Tello, director general de ADigital, cree que la velocidad que ha cogido el desarrollo digital y el poder que la digitalización para ser más eficiente «es real» y las empresas «tienen que verlo».

Para el ejecutivo, «la capacidad no es la digitalización, es estar centrado en el cliente. Y para que esto ocurra, para ofrecer mejores servicios, lo tienes que hacer por la vía digital, porque de otra manera no eres eficiente ni competitivo. No podrás ofrecer lo que necesita y demanda el consumidor».

Tello aseguraba que, en todo este proceso, «no se trata de empezar a poner parches». En su opinión, «si nos enfocamos solo en sacar a gente del apuro, va a ser algo coyuntural y no estructural».

César Tello, director general de ADigital. (Foto: Luis Camacho)

Industria digital: nuevos servicios y cambios en los modelos de negocio

El sector industrial requiere de nuevas infraestructuras, cultura digital, ideas innovadoras e instrumentos de financiación público-privada para poder seguir avanzando en digitalización. Y sobre ello hablaba Begoña Cristeto, socia responsable de Automoción, Industria y Química en KPMG.

La directiva recordaba que las tecnologías digitales existen desde finales del siglo XX, y que ahora «estamos en la segunda oleada donde están llegando nuevas tecnologías como la inteligencia artificial, la robótica o la sensórica que están haciendo que todo se esté digitalizando».

Cristeto se centraba en el sector industrial y las revoluciones que ha ido experimentando este segmento con el paso del tiempo. «Todas las revoluciones industriales se basaban en la aparición de una tecnología –máquina de vapor, electricidad, robótica…– que mejoraban la eficiencia de los procesos, ser capaz de producir más cantidad a menos coste. Lo que ha hecho la cuarta revolución industrial es lo mismo, pero, además, está cambiando dos cosas fundamentales. Por un lado, los productos, que tienen valor en sí mismos, pero mucho más valiosa es la venta de los servicios que pueda tener ese producto, y es que estamos llegando a un modelo de servicización de la industria. Por otro, el cambio en los modelos de negocio».

En relación a estas variables, Cristeto ponía un ejemplo: «En la automoción ha cambiado el producto. El vehículo es ahora sostenible, eléctrico, conectado… Un coche autónomo. Pero hoy ahí no está el negocio, lo está en el cliente y en cómo éste se plantea ser capaz de moverse de un puto a otro de forma más rápida, eficiente y sostenible. El negocio está en el sector de la movilidad».

Begoña Cristeto, socia responsable de Automoción, Industria y Química en KPMG. (Foto: Luis Camacho)

Por todo ello, la directiva cree que «la introducción de la tecnología, provocada por un cliente que pide otra cosa, es una fuerza tan poderosa que –tal y como escuchó hace tiempo– provoca que no estemos en una época de cambios, sino en un verdadero cambio de época».

Los Fondos Europeos, pilar fundamental en esta transformación

El Plan de Recuperación para Europa –Next Generation EU–, instrumento temporal concebido para impulsar la recuperación de la región, dotado con unos 800.000 millones de euros, ayudará a reconstruir el continente tras el covid-19 con el objetivo de convertirlo en más ecológico, más digital y más resiliente.

De esos 800.000 millones de euros, a España le corresponden unos 140.000 millones, en torno a 72.000 millones en forma de ayudas a fondos perdido y el resto como préstamos reembolsables.

En relación a estos fondos, la Secretaria de Estado de Digitalización y de Inteligencia Artificial, Carme Artigas, manifestaba que el Gobierno de Pedro Sánchez «tiene claro que estos fondos deben servir no como un mero repunte coyuntural para volver a la situación prepandemia, sino que se deben utilizar para hacer esas transformaciones estructurales que se requieren y que son imprescindibles para cambiar el modelo económico de España».

En la misma línea, la Chief Technology Officer de Securitas Direct, Cristina Rivas, ponía en valor la importancia de la colaboración público-privada, explicando: «como negocio regulado por la Ley de Seguridad Privada, supeditado a las directrices e instrucciones del Ministerio del Interior, intercambiamos un alto volumen de información con organismos públicos relativa a nuestras operaciones y gestión de clientes. En la actualidad, compartimos una gran parte de esos datos con el Ministerio de forma analógica, en este contexto los Fondos Europeos de Recuperación representan una gran oportunidad para llevar a cabo una digitalización de dichos procesos».

Por último, la directiva ha puntualizado que la innovación no solo aplica a la tecnología, sino también a la forma de trabajar. «En la medida en la que nosotros evolucionamos nuestras capacidades, apoyamos a las compañías con las que colaboramos en la transformación de su modelo de producir tecnología. Encuentro que el ecosistema de colaboración que se crea entre diferentes empresas representa un ciclo de continuo beneficio para todos. Nosotros nos beneficiamos de sus productos y ellos de la innovación que incorporan a través de mejores prácticas que nosotros les ayudamos a implementar y que pueden llevarles a alcanzar otros tipos de clientes».