Hace algo más de un año, Naciones Unidas nos contactó para encargarnos su mayor y más directa campaña contra el cambio climático.

En una de nuestras primeras reuniones, un economista nos explicó usando la famosa escena de la pastilla roja o azul de la película Matrix, cómo la pandemia estaba dando a la humanidad la mayor oportunidad para evitar el desastre climático.

El economista nos comentó que para recuperar las economías de los efectos de la pandemia, se están inyectando trillones de dólares en estímulos. Los gobiernos tienen dos opciones: elegir la pastilla roja y usar ese dinero para seguir subsidiando los combustibles fósiles que son la principal causa del calentamiento global; o la azul, e invertirlo en renovables acelerando así la transformación energética y tecnológica.

El cambio climático es un monstruo con muchas cabezas. Para conseguir acabar con él, hay que ir cortando una a una. Nuestra conversación con el economista dejó muy claro que los subsidios a los combustibles fósiles eran la cabeza que teníamos que cortar.

Pero hablar de economía, subsidios o emergencia climática son temas complejos que no a todo el mundo interesa o comprende. Por eso, la mayoría de las campañas simplemente dramatizan las consecuencias del calentamiento global sin dar soluciones. Lo que no suele ser muy efectivo porque los medios nos han hecho inmunes a ello.

Nuestro reto era encontrar una forma sencilla, emocional y entretenida de hablar de algo tan complejo y crucial para conseguir la atención de todo el mundo. Necesitábamos un punto de vista diferente. El punto de vista de un outsider.

Imagina por un momento que un alien aterriza hoy en la Tierra. Es muy posible que pensara que somos la especie más estúpida del universo por estar destruyendo nuestro propio planeta.

Ese outsider vería las cosas con más claridad y objetividad que nosotros. Nos haría entender lo ridículo que es provocar nuestra propia extinción.

De un alien pasamos a un dinosaurio. Los dinosaurios son expertos en extinción. Habitaron nuestro planeta hasta que un asteroide gigante los borró de la faz de la tierra hace millones de años. Ellos tuvieron el asteroide, ¿cuál es nuestra excusa? 

Además, los dinosaurios son parte de la cultura popular global. A todos nos gustan y cualquier persona en cualquier lugar del mundo entiende la relación entre ellos y la extinción.

Así nació Frankie, un utahraptor que sabe una cosa o dos sobre extinción y que nos habla con mucha franqueza sobre lo que nos espera si seguimos poniendo excusas en vez de comenzar a hacer cambios.

Para dar vida a Frankie tuvimos el privilegio de trabajar con un verdadero dream team. El dinosaurio fue creado por una de las mejores productoras de efectos visuales de Hollywood. Para el discurso contamos con la ayuda de David Litt, escritor de los discursos de Barak Obama. Y actores como Jack Black (inglés), Eiza Gonzalez (español), Aïssa Maïga (francés) o Nikolaj Coster-Waldau (danés), entre otros, dieron voz a nuestro protagonista.

Desde que lanzamos la campaña el discurso de Frankie se ha traducido a 36 lenguas, ha sido noticia en medios de comunicación de todo el planeta y se ha visto y compartido millones de veces en las redes sociales.

Pero de entre todos los mensajes, titulares o comentarios que leemos, los que más nos emocionan son los de aquellas personas que nos dicen que su padre, su madre o algún otro familiar o amigo se lo mandó por Whatsapp. O los padres que lo vieron con sus hijos pequeños. O los profesores que lo compartieron con sus alumnos.

Ellos no son periodistas, ni científicos, ni activistas, ni políticos, ni publicitarios. Son gente que no suele hablar sobre el cambio climático y mucho menos sobre los subsidios a los combustibles fósiles. Ellos son la mayoría silenciosa.

Hablar sobre ello es el primer paso para pararlo. Porque cuantos más hablemos y actuemos, más presionaremos a nuestros gobiernos para que no elijan la extinción.

Por eso, te pedimos que escuches y compartas el mensaje de Frankie con todas las personas que no te gustaría ver cómo se extinguen.

Es ahora o nunca.

*Paco Conde y Beto Fernández son los fundadores de Activista y creadores de la campaña para la UNDPDon’t Choose Extinction’.