En muchos casos, los consumidores están felices de compartir información como fotos, opiniones y ubicaciones en Facebook, Snapchat y Twitter. Pero, cuando se trata de otros aspectos, a menudo muy personales de su vida – la salud, la riqueza y la familia – son más protectores. Según una reciente encuesta realizada por AnchorFree, una asombrosa mayoría de los estadounidenses – el 95 por ciento – están preocupados por las empresas que recogen y venden información personal sin permiso. Además, más del 80 por ciento están más preocupados por su privacidad y seguridad en línea hoy que hace un año.

La privacidad es importante para su marca.

La mayoría de las empresas hoy en día están conectadas con otros socios comerciales en nuestro altamente interdependiente comercio mundial. Las empresas pueden estar utilizando una tienda web alojada, un proveedor de correo electrónico de marketing independiente y una operación de alojamiento de sitios web diferente. Y todos ellos utilizan distintas maneras de manejar la información del cliente. Lo mismo ocurre con otros socios comerciales, como el marketing de afiliación y asociaciones. Cuando las empresas ofrecen o reciben referencias de clientes, esa información es potencialmente expuesta y tratada de manera diferente por cada entidad.

Este enfoque distribuido de la exposición a la información significa que las empresas necesitan pensar de manera más amplia y profunda sobre la privacidad. Ya que privacidad no es sólo unos pocos párrafos que están enterrados en una página de términos y condiciones de uso en su sitio web. La privacidad está integrada en las interacciones cotidianas con los clientes. La privacidad es algo que puede afectar a una marca, perturbar la experiencia del cliente y potencialmente dañar la reputación de una empresa.

De acuerdo con un estudio de Harvard Business Review, el 72 por ciento de los estadounidenses son reacios a compartir información con las empresas porque “sólo quieren mantener su privacidad”. Y Deloitte, como parte de un estudio sobre la confianza de los consumidores y la protección de datos, explica que la privacidad y la seguridad de los datos no es sólo un problema de gestión de riesgos sino una “fuente potencial de ventaja competitiva que puede ser un componente central de la creación de marca y la reputación corporativa”. La privacidad debe ser una cuestión de producto, no sólo un problema de política. Proteger la privacidad de los usuarios le permitirá obtener más ingresos y ganar más clientes.

La privacidad es importante para el crecimiento de su negocio.

Proteger la privacidad del cliente es más que una medida de seguridad, también es una oportunidad estratégica para el crecimiento de la marca y una oportunidad de negocio potencial para las empresas emergentes y emprendedoras, así como para las grandes empresas. Gran parte de esa preocupación puede deberse al mayor número de dispositivos de tecnología conectada que contienen información personal. Gartner, Inc. prevé que 8.400 millones de dispositivos conectados estarán en uso en todo el mundo en 2017, un 31 por ciento más desde 2016, y que llegará a 20.400 millones en 2020.

Este aumento en los dispositivos conectados, combinado con la creciente preocupación de los consumidores por las brechas de seguridad y privacidad, impulsará aún más la ya considerable oportunidad de mercado en torno a la privacidad. Mientras que las empresas de miles de millones de usuarios como Google y Facebook se han construido sobre la recolección de datos, se proyecta que las próximas empresas de millones de usuarios se van a construir en torno a la protección de datos.

Las oportunidades de negocio surgirán en torno a las plataformas de privacidad y los servicios para las empresas y los consumidores. Hay pasos que cualquier empresa puede tomar para incorporar las mejores prácticas para proteger Información del cliente. En primer lugar, empiece a incorporar la privacidad a sus productos, no sólo a su política. Para demostrar que su negocio toma la privacidad en serio, proporcione a los clientes consejos para proteger sus datos al realizar negocios, tales como: utilizar la autenticación de dos pasos para los inicios de sesión críticos como datos financieros o de la salud; introducir VPN para la protección del aislamiento en su app, etc.