El empresario Richard Branson es una gran defensor del teletrabajo. Él mismo trabaja gran parte del tiempo desde una isla Caribe. El empresario de éxito asegura que los empleados tienen fácil acceso a la tecnología (teléfonos inteligentes, ordenadores portátiles y tabletas) desde prácticamente cualquier lugar, y esto hace que sea muy fácil comunicarse con la oficina.

Los partidarios del teletrabajo encuentran entre su principal argumento la mejora de la conciliación laboral y familiar. En cambio, los detractores de esta práctica defienden el impacto negativo que provoca en las empresas una mala planificación del teletrabajo.

Entre las ventajas competitivas que ofrece el trabajo flexible a las empresas se encuentra la posibilidad de retener buenos empleados al ofrecer facilidades para cumplir con las obligaciones laborales. La flexibilidad es, en ocasiones, la solución para igualar períodos de gran actividad con otros de menor carga de trabajo. Al permitir al empleado la posibilidad de organizar su tiempo a la vez que cumple con sus tareas, se reduce un porcentaje importante de absentismo.

Por último, el teletrabajo mejora la motivación de los trabajadores porque son conscientes de los efectos beneficiosos de conciliar la vida familiar y laboral. Y ya sabemos que un empleado motivado es un empleado más productivo.

No son pocos los críticos del teletrabajo. La principal desventaja que señalan es el impacto negativo que puede tener un la empresa un plan de trabajo flexible mal concebido o llevado a cabo por empleados a los que no les agrada este método. Son muchos los trabajadores que no saben organizar su tiempo paracumplir con sus obligaciones laborales y evitar al mismo tiempo los elementos que distraen en el hogar (televisión, teléfono, presencia de familiares, etc.).

Otras desventajas son la necesidad de formar y preparar a los empleados y a los líderes para implantar programas de teletrabajo eficaces y la alta inversión tecnológica que debe realizar la empresa. Queda mucho camino por andar hasta lograr la generalización del teletrabajo en el mercado laboral. Para lograrla, es necesario la puesta en marcha de metodologías de telerabajo que permitan alcanzar el éxito en las empresas.