Forbes e IBM han reunido este martes a diferentes especialistas del mundo de la aplicación de la Inteligencia Artificial al ámbito de la empresa para el programa Forbes Talks, con el objetivo de que analizaran la irrupción de la Inteligencia Artificial en sus respectivos sectores empresariales. En el desayuno, moderado por Pablo Caño, consejero de Transformación Digital de Forbes España, han participado Sergio Blas, Head of Data & Artificial Intelligence en IBM; Donato Martínez, director de Tecnología y Transformación Digital de Navantia; Juan Jiménez Zaballos, Head of Financial Industry Transformation en Santander Group; y Luis Díez, responsable de la Oficina del dato dato en la gerencia informática de la  Seguridad Social.

La Inteligencia Artificial (I. A.) y el Machine Learning (aprendizaje automático de las máquinas) son dos de los aspectos que más inquietan a la sociedad con respecto su aplicación en el ámbito de la empresa y sus repercusiones en la vida del ciudadano común y corriente. Ambos conceptos se refieren, dijo en su introducción Pablo Caño, al «uso del poder computacional de las máquinas para replicar nuestra capacidad de resolución de problemas y nuestra capacidad de toma de decisiones».

No es algo nuevo. Ya fue elaborado embrionariamente a principios de los años cincuenta por Alan Turing, el científico que supo descifrar con proto-ordenadores la información militar de los nazis. Pero ahora, setenta años después, la I. A. ya se aplica ampliamente en todo tipo de sectores productivos y empresariales. La banca, la industria, el deporte, la medicina, etcétera, la aplican en su día a día.

Los asistentes a esta Forbes Talks acudieron a nuestra invitación para analizar, precisamente, el tema central de la charla: «¿Cómo conseguir el retorno de tu inversión en I. A.?», y averiguar cuanto de todo esto forma parte de la estrategia real de sus compañías.

Donato Martínez, director de Tecnología y Transformación Digital de Navantia, explicó que dicha empresa pública, dedicada a la construcción naval civil y militar, comenzó a aplicar I. A. a sus procesos desde 2018, «cuando establecimos un plan de transformación digital muy ambicioso. Es una tecnología clave con tres grandes ejes de desarrollo. El primero, generar mayores ingresos a través de servicios más ‘inteligentes’. El segundo, analizar cómo hacemos las cosas, nuestros procesos, para buscar productividad y eficiencia. Y el tercero, tiene que ver con las personas, con la cultura, y las herramientas con las que trabajamos. Estos tres ejes se apoyan en la tecnología y la I. A. es la tecnología clave que permite meternos en el mundo de las personas y la toma de decisiones”.

Si esto es así, en el ámbito industrial, en el mundo de la banca, el sector «servicios», con repercusión inmediata para el cliente final, la I. A. es fundamental. Juan Jiménez, director de Transformación Financiera en la Industria del Grupo Banco Santander, reconoció que «estas tecnologías están cambiando drásticamente nuestro modelo de negocio. Nosotros contábamos con muchos datos, de nuestros clientes y nuestros proveedores, que no usábamos y las nuevas tecnologías nos han permitido poder aprovecharlos y cambiar el modelo de negocio para sobrevivir en un entorno tan complejo, en el que hemos visto surgir la llegada de la Fintech al negocio financiero. El dato nos da ventaja competitiva y lo usamos, sobre todo, para la mejora nuestra capacidad predictiva, fundamentalmente, a generar modelos que nos permitan atender mejor a nuestros clientes y en la gestión de riesgos, porque no debemos olvidar que un banco es una maquinaria de gestión de riesgos, de crédito y de mercados».

Un organismo público 100% como es la Seguridad Social también se beneficia del uso y aplicación de la I. A. en sus procesos. Luis Díez, responsable de la Oficina del dato de la Seguridad Social, afirma que «la nuestra es una organización muy procedimental y estamos centrándonos más en el dato. Estamos trabajando en el proyecto Ciudadano 360°, que pretende disponer de una visión completa con respecto a sus obligaciones y derechos que tiene el ciudadano con respecto a la Seguridad Social. La analítica avanzada nos permite ser más proactivos de lo que hasta ahora veníamos siendo, para ofrecer al ciudadano servicios más personalizados y multicanal».

El impulso de todo esto nació hace años en IBM. Sergio Blas, Head of Data & Artificial Intelligence en IBM, advirtió que la I. A. «ya está aquí y está para quedarse». El confinamiento y la pandemia han provocado una aceleración del proceso y el Head of Data & Artificial Intelligence de IBM señaló que «quienes se han subido a este carro van a notar en sus resultados del día a día las ventajas que produce. Nosotros fuimos pioneros en implantar la I. A. en el campo de la medicina, fuimos pioneros en temas oncológicos, ayudando a los médicos al ofrecerles trillones de datos que podrían servirles para adecuar mejor sus tratamientos, ya que manejábamos datos de millones de pacientes que habían pasado por idénticas circunstancias y esa información les permitía discernir cuales eran los mejores tratamientos dadas circunstancias equiparables. Nosotros lo llamamos ‘Inteligencia Artificial Aumentada’, porque nunca vamos a sustituir al médico, pero sí le damos las armas para que pueda trabajar mejor con los pacientes». Además IBM ha sido pionera en otros campos como en el deporte (tenis), en la mejora de la producción agrícola, y por supuesto a nivel  empresarial en compañías de diferentes sectores.