Las nuevas startups son un gran potencial para las universidades, con el fin de conectarse con sus territorios y su ecosistema empresarial. De manera diferente, a menudo se culpa a las universidades por la insuficiencia de los programas educativos que se necesitan para formar la mano de obra cualificada que el mercado y las startups, en particular, necesitan.

Sin embargo, también hay ejemplos que demuestran que las universidades están haciendo el esfuerzo y tratan de llenar esta brecha. En el noreste de Italia, una tierra históricamente caracterizada por pequeñas y medianas actividades empresariales, la Universidad Veneciana Ca ‘Foscari inició un programa llamado “Urban Innovation Bootcamp” (2015) en la ciudad de Treviso.

Compartir para crecer
La idea principal del programa es acelerar 5 startups o nuevas iniciativas empresariales que ofrezcan una verdadera contribución a la solución de algunos de los problemas de la ciudad. De hecho, el Bootcamp tiene como objetivo promover y mantener productos y respuestas innovadoras para la ciudad de Treviso que involucra a una gran variedad de activistas y estudiantes urbanos.

En cada programa, las startups tienen la posibilidad de trabajar sobre sus ideas para explotarlas y actualizarlas, en colaboración con equipos compuestos por estudiantes de diferentes universidades. Siguiendo las orientaciones de los mentores, reciben las herramientas y los métodos adecuados para mejorar el producto o el servicio creado, al mismo tiempo que tienen la oportunidad de presentar y compartir ideas con profesores y diferentes instituciones públicas y privadas.

Fábrica de talentos
Los esfuerzos de la Universidad, en este sentido, están orientados a conectar a las primeras empresas con sus actores en su territorio para fomentar y sostener el fortalecimiento de un ecosistema rico y activo. De esta manera, Ca ‘Foscari quiere no sólo ofrecer un programa fuerte a las empresas innovadoras y soluciones innovadoras para Treviso y sus ciudadanos, sino que también ofrece a sus estudiantes y todo el campus la posibilidad de construir nuevas habilidades y competencias, que la mano de obra de la próxima generación debe tener éxito en este campo. Con métodos como Pensamiento de diseño, Lean Startup y Business Model Canvas, los estudiantes y los innovadores se toman en un viaje de aproximadamente 6 semanas, que les permiten crear, probar y desarrollar ideas dentro de las paredes de la Universidad, pero también fuera, en toda la ciudad, haciendo visible su impacto.

El programa se compone de diferentes tipos de actividades, que revierten el enfoque frontal tradicional que se utiliza en las universidades italianas, a favor de una más inclusiva y cooperativa. Para cada edición hay diferentes temas urbanos a la espera de ser resueltos: desde la sostenibilidad hasta la inclusión social; desde los servicios turísticos hasta la movilidad. El objetivo final para todos los lotes sigue siendo la Innovación Social.

Experiencias como el Bootcamp de Innovación Urbana atestiguan que los potenciales emprendimientos son vistos como una gran oportunidad para generar efectos positivos en las ciudades, entre otros campos. Los productos y soluciones creados por las nuevas empresas pueden adaptarse rápidamente a los problemas urbanos específicos, y cada vez son más los programas públicos y privados creados para hacer cumplir estos cambios.