La Junta General de Accionistas de PRISA ha aprobado todos los acuerdos propuestos por el Consejo de Administración, entre los que destacan la nueva estructura operativa del Grupo en las divisiones de educación y medios (Santillana y PRISA Media) y el nombramiento como consejeros ejecutivos de PRISA de sus presidentes ejecutivos, Manuel Mirat y Carlos Núñez, respectivamente.

Asimismo, la Junta ha aprobado la elección como consejera dominical de Carmen Fernández de Alarcón, en representación de Vivendi, así como la ratificación de Rosauro Varo, Javier Santiso y María José Marín Rey-Stolle como consejeros independientes. Tras estos nombramientos, el Consejo de Administración pasa de 12 a 14 miembros.

Con el objetivo de adecuarse a los nuevos requerimientos legales, los accionistas reunidos en Junta han aprobado modificaciones en la política de remuneraciones, en los estatutos sociales y el reglamento de la Junta General de Accionistas, principalmente para habilitar las medidas necesarias para que su celebración sea exclusivamente de forma telemática.

“Liderando la transformación”

Durante la celebración de la Junta, el presidente de PRISA, Joseph Oughourlian afirmó que el Grupo va “a transformar los sectores de educación y media, no solo en España sino también en el mundo hispanohablante”.

Para Oughourlian, “la digitalización no conlleva implícitamente recortes, al revés, trae oportunidades y tenemos que aprovecharlas para impulsar el enorme potencial que tenemos. Vamos a mirar al futuro y vamos a centrar nuestros esfuerzos en invertir, en crecer, evidentemente sin descuidar los costes” y “mirando siempre a la generación de valor para el accionista”.

El presidente de PRISA explicó que, “teniendo en cuenta las circunstancias socioeconómicas actuales», se ha reducido su salario en un 50%, al igual que se ha disminuido la retribución a los miembros del Consejo«. En este sentido, subrayó que «ha llegado ya el momento de compartir los esfuerzos y dejar atrás el hecho de que los recortes siempre caigan sobre la plantilla», recordando que la apuesta de la compañía «es poner en marcha un ambicioso proyecto de crecimiento en el que el cuidado del capital humano y el talento sea prioritario”.

Durante su intervención, recordó a los afectados por la crisis del covid-19 “en un año sumamente complejo” y agradeció el esfuerzo realizado por todos los profesionales del Grupo, así como el apoyo de todos los grupos de interés, “suscriptores, oyentes, profesores, familias y alumnos, con los que compartimos intereses y valores”, y muy especialmente a los accionistas “para los que trabajamos día a día”.

“Hemos asentado las bases del futuro”

Manuel Mirat hizo un balance de los tres últimos ejercicios como consejero delegado del Grupo. “Estos últimos años han sido muy intensos y gratificantes porque, gracias al esfuerzo de todos, hemos reflotado y asentado PRISA, y hemos puesto las bases de un futuro más que esperanzador”, aseguró.

El ejecutivo puso en valor los resultados económicos de 2020 “el año más complicado de nuestra historia”, pero en el que PRISA “ha tenido una respuesta excepcional”:

  • El Grupo registró un beneficio neto de 90 millones de euros, frente a unas pérdidas de 182 millones del ejercicio precedente.
  • El EBITDA retrocedió un 66% influido por la crisis del Covid. En concreto, la pandemia tuvo un efecto negativo de 153 en el EBITDA y de 223 millones en los ingresos.
  • Con el fin de paliar en la medida de lo posible los efectos adversos de la pandemia, el Grupo puso en marcha un plan de contención de costes. Al cierre de año, se consiguió un ahorro de 49 millones, que superó claramente los 40 millones comprometidos en el programa de contingencia inicial.
  • La compañía cerró el año con un saldo positivo de caja de 222 millones de euros, más 143 millones adicionales de líneas de liquidez sin disponer.

Mirat quiso resaltar también la apuesta por la transformación del negocio. “La hoja de ruta estratégica de PRISA, centrada en poner el foco en los modelos de suscripción, trajo como consecuencia que los ingresos digitales del Grupo supusieran el 30% de los ingresos totales en 2020 y siguen creciendo”.

El hasta hoy consejero delegado de PRISA durante el último trienio, repasó los principales hitos de los últimos tres ejercicios en el Grupo:

  • En tres años se han ejecutado dos ampliaciones de capital por un valor global de 763 millones de euros, que han reforzado el balance de la compañía.
  • Se han cerrado dos reestructuraciones de deuda. La última, el pasado año, lo que permitió al Grupo extender el vencimiento hasta marzo de 2025, amortizar más de 400 millones (con lo que la deuda neta total se reduce en más de un 30%) y establecer el marco para la separación de los negocios de Educación y Media.
  • La deuda ha pasado de los 1.422 millones en diciembre de 2017 a los 679 millones de diciembre de 2020. 
  • Mirat explicó que “Santillana ha permitido durante estos tres años reestructurar el balance de PRISA y poner las bases del futuro del Grupo. Primero, mantuvimos en el perímetro de la sociedad en 2017.  En 2019, compramos el 25% del capital que no controlábamos. Y el año pasado, se vendió el negocio español al grupo finlandés Sanoma por 465 millones de euros, lo que significó un múltiplo de 9,6 veces sobre el EBITDA”, por encima de la media de transacciones del sector, lo que generó unas plusvalías de 377 millones de euros y “propició el acuerdo de refinanciación suscrito el año pasado, que da oxígeno al conjunto del Grupo para afrontar el futuro con garantías”.
  • En 2020 también se vendió Media Capital a un grupo de inversores portugueses por un total de 47,3 millones de euros.
  • Además en estos años, se acometió un plan de desinversiones en activos no estratégicos, especialmente en Latinoamérica.
  • Se ha saneado el balance en más de 600 millones de euros.
  • Y en este periodo, se han implementado planes de reducción de costes y eficiencia por valor de 128 millones.