Los siete pecados capitales del teletrabajo

Cada vez más personas necesitan conectarse al ordenador de la oficina desde cualquier dispositivo y en cualquier momento. No importa si uno está de vacaciones, de viaje o en casa; el teletrabajo es una realidad, y el acceso remoto al ordenador de la oficina puede resultar muy eficaz.

Sin embargo, para conseguir un teletrabajo eficiente es necesario utilizar correctamente un buen software de escritorio remoto y hacerlo en un entorno adecuado.

Estos son los siete pecados capitales del teletrabajo que cualquier usuario debería tener en cuenta:

Los siete pecados capitales del teletrabajo

1.- Descuidar la seguridad

La cuestión de la seguridad tiene una importancia vital cuando se accede remotamente a documentos y datos importantes de la empresa. Los usuarios deberían comprobar detalladamente las cuestiones técnicas en cuanto a seguridad descritas por el proveedor de su herramienta de escritorio remoto, y no hacer caso de falsas promesas publicitarias. Una encriptación permanente, basada en un protocolo estándar (como, por ejemplo, el TLS -que se utiliza también para la banca online-) es imprescindible para realizar una conexión remota segura; también, un procedimiento de autenticación que inhiba el acceso de terceros.

Los siete pecados capitales del teletrabajo

2.- Contraseñas y códigos de acceso

Uno de los errores más comunes entre los usuarios sigue siendo tener la misma contraseña de acceso en todas partes, contraseñas demasiado cortas y simples o bien tenerlas guardadas en una nota del ordenador. Para proteger nuestra información correctamente, la mejor solución es seleccionar una contraseña propia y extensa y distinta para cada acceso; oraciones y frases ligeramente modificadas que pueden memorizarse con facilidad, o utilizar un administrador de contraseñas.

Los siete pecados capitales del teletrabajo

3.- Rendimiento igual a eficiencia

A menudo, el teletrabajo resulta algo frustante cuando aparacen latencias importantes de tiempo y las acciones se ejecutan con retraso o interrupciones en el ordenador remoto. Algunos creen que esto es por culpa de la conexión a internet; sin embargo, el bajo rendimiento se produce habitualmente por la propia aplicación de acceso remoto, que falla. Al elegir un software de escritorio remoto, también cuenta: la velocidad del fotograma, la latencia y el volumen de datos transmitidos durante la conexión.

Los siete pecados capitales del teletrabajo

4.- Protección de datos y otras cuestiones legales

Las normas de protección de datos y otras cuestiones regulatorias también tienen importancia a la hora de “teletrabajar” y es necesario evaluarlas previamente para evitar problemas. También, y especialmente en empresas grandes, es importante ver si existe un acuerdo sobre el teletrabajo en forma de convenio colectivo.

Los siete pecados capitales del teletrabajo

5.- Usabilidad del software

El teletrabajo mediante escritorio remoto sirve realmente cuando funciona de forma rápida, clara y simple, sobre todo, si sus usuarios no son expertos informáticos.

Así, se agradece que la solución de acceso remoto sea de manejo claro y fácil, y que contenga solo los features necesarios, de manera que las funciones más avanzadas o para usuarios profesionales como administradores o informáticos queden reservadas para estos y no hagan más pesada la solución de forma innecesaria.

Los siete pecados capitales del teletrabajo

6.- Gratuidad

Existen en el mercado una amplia variedad de herramientas de escritorio remoto. Algunas de ellas son completamente gratuitas, pero si el usuario necesita conectarse con frecuencia al ordenador de la oficina siempre será más seguro y efectivo si lo hace con un software de pago, que le ofrecerá mayores prestaciones. Además, algunos ofrecen tarifas flexibles para usuarios particulares y una muy buena relación calidad-precio.

[td_smart_list_end]