Buitrago de Lozoya (Madrid). Foto: Ayuntamiento de Buitrago de Lozoya

El covid-19 ha permitido dar un paso más en la lucha por reducir la brecha digital que existe entre el mundo rural y las ciudades. Los trabajadores se han alejado de las grandes urbes en busca de paz y tranquilidad, encontrando, en muchas ocasiones, su refugio en la llamada España vaciada.

Los pequeños municipios han apostado los últimos años por la innovación, por una buena conexión a internet y una mejor cobertura móvil y ha sido el coronavirus el gran impulso que necesitaban para que sus calles se llenasen. El teletrabajo es la segunda oportunidad que las regiones rurales estaban esperando.

Fresno de Sayago (Zamora), 170 habitantes; Atrenzana de Abajo (La Rioja), con 230; Casas de Don Gómez (Cáceres), 289; Anguciana (La Rioja), 433; Táliga (Badajoz), 665; San Esteban del Valle (Ávila), 720; Campezo (Álava) 1.040; Ainzon (Zaragoza), 1.077; Valverde del Majano (Segovia), 1.095; Casalarreina (La Rioja), 1.098; Agoncillo (La Rioja), 1.102; Santa María de la Alameda (Madrid), 1.254; Labastida (Álava) ,1.454; Arcos (Burgos), 1.734 y Buitrago de Lozoya (Madrid), 1.884, son los 15 pueblos de España, con menos de 2.000 habitantes, mejor conectados con fibra, según datos de un estudio de Telefónica recogidos por El País.

Estas pequeñas poblaciones disponen de fibra óptica hasta la puerta de cada casa, un lujo que no está al alcance de todas las regiones rurales. En este sentido, España ya cuenta con pequeñas poblaciones con una conectividad tanto de móvil, incluso con 5G, como de fibra superior a la disponible en algunos países europeos como Italia, Alemania, Reino Unido o Polonia, según datos de FTTH Council.

Según datos de Telefónica, el crecimiento del tráfico en la red IP de Movistar entre enero y diciembre de 2020 fue de un 25% mientras que en años anteriores oscilaba entre el 10% y el 15%.

Un ejemplo emblemático es Buitrago de Lozoya donde entre enero 2020 y marzo 2021 el tráfico de la red por internet creció un 167%. También Anguciana y Casalarreina, segunda residencia de muchos vascos y uno de los primeros municipios de La Rioja en tener toda su red sobre fibra óptica, experimentaron registros de uso de la red bastante por encima de los habituales.

El 5G, el otro desafío

«España alcanzará a finales de 2025 un 100% de cobertura, a lo que se le une la reciente puesta en marcha de la red 5G, que ya llega al 80% de la población», según apunta el estudio Sociedad Digital en España 2020-2021 elaborado por Telefónica.

La compañía apuesta por impulsar la digitalización completa de España, con el objetivo de convertirla «en la líder de la hiperconectividad en Europa a través de la combinación de la fibra y del 5G». Y va por buen camino.

Los pueblos no quieren desaprovechar la oportunidad que el covid-19 les ha brindado, por ello, se suben al carro del 5G y ponen nombre y apellido a los más avanzados en esta tecnología.

Estas son las 10 pequeñas poblaciones con mejor conexión 5G en España: Hoz de Jaca (Huesca), 71 habitantes; Navatejares (Ávila), 80; Riu de Cerdanya (Lleida), 111; Prádena del Rincón (Madrid), 127; San Miguel de Aguayo (Cantabria), 159; Sojuela (La Rioja), 227; Peraleda de San Román (Cáceres), 283; Arrieta (Vizcaya), 558; Ciruelos (Toledo), 679; y Monteagudo (Navarra), 1.145 habitantes.