El nombramiento de António Simões como consejero delegado de Santander España ha desencadenado varios movimientos en el órgano de gobierno de la filial de la entidad en España.

El modelo de gobernanza que Santander aplica en España desde 2015 sigue el esquema del resto de países en los que opera. Entre sus funciones está la de supervisar los nombramientos de alta dirección y las actuaciones de la filial en políticas, estrategias y riesgos.

En septiembre, después de 13 años en HSBC, el banquero portugués se incorporó a la entidad para dirigir el negocio en Europa. Simões fue nombrado CEO de Santander España en abril, sustituyendo en el cargo a Rami Aboukhair, al que han colocado al frente del negocio de Tarjetas en un puesto de nueva creación.

Este último cambio ha traído aparejado otro movimiento en el organigrama de Santander España: Agustín Rivera, ex ejecutivo del Popular, ha ganado peso en la filial al convertirse en la mano derecha de Simões.

Rivera es también el director de Banca Comercial, el área de negocio que se encarga de los canales de distribución y de la actividad comercial. Antes, estuvo al frente de Productos Retail, un puesto que ahora ocupa Matías Sánchez y que se encarga de la transformación del negocio y de los productos.

Al nuevo órgano de gobierno también se han incorporado Cristina Ruiz, consejera delegada de Indra. En total, el consejo de la filial española de la entidad presidida por Ana Botín está formado por 15 miembros. De ellos, el 47% son vocales independientes. España cuenta además con un presidente no ejecutivo, Luis Isasi, que sustituyó a Rodrigo Echenique a finales de 2019.