Eso sí, a veces, podrás tener el tiempo necesario para tomar las decisiones acertadas y, otras veces, como en la mayoría de los cosas, no lo tendrás. A veces, no hay tiempo para hacer más pruebas, necesitas hacer una llamada para cumplir con los plazos, y puede que la decisión de tu equipo no tenga una mayoría clara.

Tomar posesión es difícil. Como líder nunca hay que perder de vista el hecho de que las decisiones afectan al equipo y a la gente. Momentos como este no son raros en la construcción de una empresa y se pueden encontrar en todas las áreas de esta. Ojalá siempre tuviéramos el lujo del tiempo, pero no lo tenemos casi nunca.

Cada uno tiene su propia manera de lidiar con decisiones desafiantes y evitar “parálisis de análisis”. Aquí está el equilibrio mental que funciona: escuchar lo suficiente para sentir que puedes simpatizar con las perspectivas del equipo, a través de dos cosas clave:

– ¿Por qué comenzamos esto en primer lugar (cuál es nuestra misión y promesa a nuestros usuarios?).

– ¿Qué posible decisión se alinea con nuestra misión mientras se establece nuestro equipo y nuestros usuarios para el mayor éxito posible?