Cuando le preguntaron acerca de su decisión de comenzar el negocio—y mantenerlo—fuera de un centro tecnológico, McChord respondió: “Connecticut no es un lugar terrible para una empresa de tecnología, aunque haya quienes digan lo contrario. Nosotros encontramos aquí un foco de talento realmente grande”.

Las empresas como Walmart, IBM, Adidas y Lego comenzaron en pequeñas ciudades. También lo hicieron las startups de mil millones de dólares como Glassdoor, Domo Technologies, Tanium y SimpliVity. Empresas que aprovechan los beneficios de las ciudades pequeñas (renta baja, empleados más baratos, menos competencia), sin renunciar a los beneficios que antes sólo las grandes ciudades podían proporcionar (acceso al financiamiento mediante crowdfunding, conocimientos de grandes empresarios accesibles a través de nuevas plataformas de medios, herramientas que hacen que sea más fácil trabajar desde casa…)

Los líderes también están viendo cada vez mayor potencial en las ciudades pequeñas como centros de innovación. Después de visitar algunas ciudades, el investigador Robert Scoble escribió que las pequeñas comunidades “están preparadas para un rápido crecimiento durante la próxima década”. Parte de ese crecimiento será impulsado por el alto coste de la vivienda en las ciudades, unido a la mejora de la oferta de Internet de alta velocidad.

Así, las pequeñas ciudades son los mejores bancos de pruebas para la innovación, especialmente para los jóvenes empresarios. Aquí hay cinco razones por las cuales los millennials planean abandonar las grandes ciudades:

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11707]