No hagas ni una carta de motivación más

Ahora, la búsqueda de empleo ha cambiado. Si eres de la vieja escuela y necesitas salir del enfoque tradicional de búsqueda de empleo y darle un enfoque nuevo a tu Carta de Presentación es hora de que hagas una Pain Letter con la que conmover al empresario. El rol activo en la entrevista que te vayan a plantear es clave para encontrar ese nuevo trabajo. Eso sí, ten en cuenta estos 10 malos hábitos que recoge Liz Ryan en Forbes USA.

No hagas ni una carta de motivación más

1. No tiene que ser una carta con lenguaje tradicional, si acaba siendo así, terminará yendo directamente a la papelera.

No hagas ni una carta de motivación más

2. Puede que caigas en el hábito de describir tu fondo de carrera en una Carta de Dolor, pero esa no es su finalidad. Olvídate de contar aquí algo de tu carrera.

No hagas ni una carta de motivación más

3. Aléjate de los estereotipos como “Orientado a los resultados profesionales” en tu Pain Letter. ¡No hay mejor manera de perder la atención de un lector que volver a hablar con un robot!

No hagas ni una carta de motivación más

4. Cuando recibas contestación en tu mail sobre tu CV y Pain Letter no contestes como un trabajador desesperado, “¡sería un honor conocerte! Cualquier día y tiempo son buenos para mí”) habrás descentrado a tu persona consultora y eso no es bueno.

No hagas ni una carta de motivación más

5. Es posible que te sienta tentado a tratar una conversación o una reunión con tu gerente de contratación como una entrevista de trabajo tradicional y con guión, esperando responder a las preguntas que el gerente te haga. La dirección no es correcta. Utiliza tu tiempo en el teléfono o en persona para investigar en el Business Pain de tu gerente.

No hagas ni una carta de motivación más

6. No camine a través de su hoja de vida, incluso si se le pide. Sal de esa trampa dando una introducción rápida a tu fondo y luego cambiar a modo de sondeo con una pregunta.

No hagas ni una carta de motivación más

8. Romper el hábito de terminar una entrevista de trabajo con un motivo para el trabajo, como “¿Te he convencido de que puedo ayudarle?” siempre es una mala idea. Sólo levántese, estrechar la mano y sal. Mantén tu dignidad y tu ingenio sobre ti.

No hagas ni una carta de motivación más

9. Si el tema de la compensación surge – y no hay necesidad de que lo plantees en una primera reunión, ya que todavía no sabes si tu gerente tiene algún interés en continuar la conversación – no des un número. Aguanta hasta saber el alcance de la función que recrearás.

No hagas ni una carta de motivación más

10. Finalmente, ten cuidado con querer impresionar. Los buscadores de trabajo confiados saben que es inútil tratar de impresionar a alguien. El gerente adecuado verá tu talento.

[td_smart_list_end]