El diseño como último eslabón de la cadena del valor añadido

Marc Morillas, CEO de Morillas, apunta a su abuelo -fundador de la compañía- para explicar la filosofía de la empresa: «Él siempre decía que nos podían cortar la luz pero las alas no». A la osadía y la valentía, que formaron parte del ADN fundacional de Morillas, añade dos características más innovadoras: el análisis en detalle de los mercados destinos y la competencia en el mercado local.

A punto de celebrar su sesenta aniversario, Morillas se caracteriza por haber enfrentado los retos de cada época de la mejor forma posible para que «el cliente siempre esté satisfecho».

Este reciclaje a través de las generaciones responde a la importancia de adaptarse a los tiempos, a las tendencias, al valor intangible para acertar en las estrategias de marca desde la dimensión creativa.

Morillas concluye explicando: «Nosotros lo hacemos todo desde España, creemos muchísimo en el talento nacional y por eso intentamos exportar esta forma de hacer y de entender el mundo de las marcas en aquellos países donde creemos que podemos tener un encaje perfecto».