Aunque no toda la medicina puede digitalizarse, la pandemia de Covid-19 demostró que la telesalud beneficia a médicos y pacientes. Por eso, tras el pico de abril de 2020, se ha estabilizado en una cifra 38 veces superior a la de niveles prepandémicos en EE UU, según McKinsey. Este fenómeno ha sido posible por sus ventajas obvias en cuanto a tiempos, pero, también, gracias a la creciente oferta de servicios de medicina en remoto.

Sin embargo, no todo vale en salud. Estas herramientas deben garantizar la privacidad y la usabilidad de pacientes y médicos. Y eso es justo lo que DKV ofreció con ‘Quiero cuidarme Más’. La aseguradora llevaba cinco años gestionándola para sus clientes, pero decidió abrirla al público durante la pandemia para contribuir a descongestionar los servicios de urgencias.

Gracias a ello y a la colaboración de más de 800 médicos voluntarios de la iniciativa #MédicosFrenteAlCovid, DKV logró que 14.500 ciudadanos disfrutaran de teleasistencia gratuita en 17.200 consultas. En 2021, ‘Quiero cuidarme Más’ se consolidó con más de 187.000 usuarios, medio millón de descargas y 170.000 chats médicos atendidos. Hoy acumula más de un millón de sesiones desde su creación.

Una de las claves fue la Receta Médica Privada Electrónica (REMPE), homologada por la Organización Médica Colegial de España. Con ella, DKV se convirtió en la primera aseguradora en incluir este servicio, con el que el médico puede dispensar recetas al móvil del paciente. Además, la función Mi Farmacia permite revisar la medicación y resolver dudas con farmacéuticos por chat.

‘Quiero cuidarme Más’ cuenta con especialistas en medicina general, dermatología, psicología, pediatría, traumatología, endocrinología, ginecología, psiquiatría, oftalmología, cardiología, alergología, tratamiento del dolor y urología, entre otras. También incluye los Planes de Prevención y Cuida Tu Mente, que ofrecen orientación psicológica por chat; una segunda opinión médica en caso de enfermedad grave y los servicios del Club DKV Salud y Bienestar.

Con todo ello, DKV ha conseguido liderar la digitalización del sector salud en España mediante la creación de un ecosistema que incluye la venta de productos a través de canales online y el desarrollo de funcionalidades muy avanzadas en salud digital para mejorar la satisfacción de los clientes y su autocuidado.

Por eso, las soluciones de medicina en remoto bien diseñadas y ajustadas a sus casos de uso permiten a médicos y pacientes tener más tiempo para dedicarse a lo que de verdad importa: vivir y cuidarse.