El presidente de Live Nation, Joe Berchtold, dijo a los miembros del Congreso durante su testimonio este martes ante un subcomité judicial del Senado que la «reventa» y un «ciberataque» causaron el colapso de la venta de entradas de Taylor Swift el año pasado, mientras los legisladores proponían soluciones políticas, incluyendo restricciones a las entradas transferibles para reducir la reventa y una mayor transparencia en torno a las tarifas de las entradas.

El presidente de la Comisión Judicial del Senado, el demócrata Dick Durbin, sugirió que la debacle de las entradas de Swift estaba directamente relacionada con el enorme poder de Ticketmaster en el sector desde su fusión en 2010 con Live Nation, que, en su opinión, «ha consolidado la posición dominante [de Live Nation]» y ha dado lugar a una «estrategia de eliminación de la competencia que ha hecho que artistas y aficionados paguen el precio«.

Berchtold, por su parte, insistió en que el mercado de las entradas es más competitivo hoy que en el momento de la fusión debido al «enorme mercado secundario de venta de entradas», y rebatió las estimaciones de que la cuota de mercado de Ticketmaster sea del 80%, estimando en cambio que es del 50-60%.

Asimismo, el presidente de Live Nation afirmó que los problemas del sector son «consecuencia directa de la reventa de entradas a escala industrial», y achacó el fiasco de las entradas de Swift a una cantidad sin precedentes de bots que atacaron su sitio y obligaron a la empresa a interrumpir las ventas.

Por otro lado, Berchtold reconoció que «hay varias cosas que podríamos haber hecho mejor«, en colaboración con el Congreso, como aumentar la protección contra ataques de bots y una mayor transparencia «para que los fans puedan ver el coste total de su entrada desde el principio».

Además de Berchtold, testificaron Jack Groetzinger, consejero delegado de SeatGe; Jerry Mickelson, cofundador de Jam Productions; el músico Clyde Lawrence; Sal Nuzzo, del think tank James Madison Institute; y Kathleen Bradish, del American Antitrust Institute.

Propuestas

El senador Richard Blumenthal (D-Conn.) abogó por la aprobación de la «Ley BOSS» que presentó en 2019 y que mejoraría la transparencia en torno a las tarifas asociadas a la compra de entradas, prohibiría la reventa de entradas por parte de entidades directamente involucradas en los eventos y establecería nuevas protecciones para evitar múltiples ventas para el mismo asiento en un evento.

El senador John Kennedy (R-La.) planteó la posibilidad de restringir las transferencias de entradas para evitar que en la reventa se realicen compras masivas y estabilizar los precios de las entradas, una idea sobre la que el senador Josh Hawley (R-Mo.) se mostró escéptico, expresando su preocupación de que en última instancia podría perjudicar a los consumidores.

Colapso de Ticketmaster

Ticketmaster se colapsó en noviembre tras una preventa de entradas para la próxima gira «Eras» de Swift, una debacle que la empresa achacó inicialmente a una demanda «sin precedentes históricos». Los fans, indignados, tuvieron que esperar horas, las entradas se vendieron en exceso y Ticketmaster suspendió temporalmente la venta por falta de existencias.

En medio de la indignación, Swift se pronunció asegurando a los fans que le habían prometido que Ticketmaster «podría manejar este tipo de demanda».

En este sentido, la compañía de venta de entradas se enfrenta a críticas por su tirón en el mercado desde hace años. El Departamento de Justicia determinó en 2019 que Live Nation había violado el decreto de consentimiento que facilitó su fusión con Ticketmaster al tomar represalias contra las salas de conciertos por usar otras plataformas de venta de entradas, y un tribunal federal amplió el decreto por otros cinco años y medio más allá de su fecha límite de 2020 como resultado.