Elon Musk, nuevo propietario de Twitter, cuyas opiniones políticas a menudo coinciden con las de la derecha, dijo el viernes que apoyaría al gobernador de Florida, Ron DeSantis (R), si se presenta a las elecciones presidenciales: el último movimiento del multimillonario CEO de Tesla y SpaceX que se alinea con los republicanos, a pesar de un largo historial de apoyo a los candidatos presidenciales demócratas.

2003
El año en que se convirtió en presidente de Tesla, Musk hizo su primera contribución política federal a la campaña de reelección del expresidente George W. Bush, según los registros de la Federal Election Commission que muestran que dio a la campaña de Bush-Cheney 2.000 dólares ese año, sin embargo también contribuyó con la misma cantidad a la campaña presidencial del demócrata John Kerry en 2004.

2007
Musk donó 25.000 dólares al National Republican Congressional Committee en febrero de ese año, pero también dio 2.300 dólares al entonces candidato presidencial Barack Obama en julio y 4.600 dólares a la campaña presidencial de la también aspirante demócrata Hillary Clinton en febrero de 2008.

2011
Musk, que recientemente dijo que apoyaba la campaña de Obama a la presidencia (sin especificar cuál), dio 35.800 dólares al Obama Victory Fund para la candidatura de reelección del expresidente y también donó 30.800 dólares al Democratic National Committee.

2013
Musk se retiró del grupo de defensa de la inmigración Fwd.us, liderado por Mark Zuckerberg, después de que éste publicara anuncios en apoyo de los republicanos que respaldaban el oleoducto Keystone XL, diciendo que apoya la reforma migratoria pero que «no debe hacerse a expensas de otras causas importantes», dijo a AllThingsD, sin especificar las otras causas.

2013
Musk, que ha dicho que Estados Unidos debería «deshacerse de todos» los subsidios federales a pesar de que tanto SpaceX como Tesla han recibido millones del gobierno federal, dirigió a Tesla para que devolviera un préstamo federal de 465 millones de dólares para vehículos eléctricos casi una década antes de lo previsto por la compañía (Obama Administration promocionó la medida, después de que algunos republicanos criticaran el respaldo a las empresas de energía limpia).

2015
Musk donó 5.000 dólares para ayudar a financiar la campaña de Hillary Clinton para la presidencia, y expresó su apoyo a Clinton en 2016 mientras denunciaba a su entonces oponente, el expresidente Donald Trump, diciendo a la CNBC que Trump no tiene el «tipo de carácter que refleja bien a los Estados Unidos».

2017
Musk donó fuertes sumas a los republicanos: 50.000 dólares al McCarthy Victory Fund del representante Kevin McCarthy (republicano por California) en marzo y 39.600 dólares al National Republican Congressional Committee.

2017
Musk abandonó los consejos asesores de la Administración Trump en junio después de que el expresidente se retirara del Acuerdo de París para combatir el cambio climático; a principios de ese año, el ahora dueño de Twitter criticó a la Administración por su prohibición de viajar contra varios países de mayoría musulmana.

2020
Musk dijo que votó por el presidente Joe Biden, aunque no donó a ninguna campaña presidencial y dio dinero tanto a los republicanos (la senadora Susan Collins de Maine) como a los demócratas (el senador Chris Coons de Delaware), según los registros de la FEC, mientras que también expresó su apoyo al entonces candidato demócrata a las primarias Andrew Yang.

2021
Musk donó exclusivamente a operaciones políticas republicanas el año pasado, dando una serie de donaciones de menos de 500 dólares tanto al Republican National Committee como a la plataforma de recaudación de fondos republicana WinRed.

12 de julio de 2022
Trump y Musk intercambiaron ataques: el expresidente de Estados Unidos llamó a Twitter –mientras Musk estaba tratando de retirarse de un acuerdo de compra de la red social– «inútil» en una serie de publicaciones de Truth Social donde también se burló de las empresas de Musk, mientras que el multmillonario empresario tuiteó que Trump debería «colgar su sombrero y navegar hacia el atardecer.»

8 de noviembre de 2022
Musk, recién salido de su toma de posesión de Twitter, instó a los estadounidenses a votar por los republicanos en lo que dijo que era un esfuerzo para equilibrar el poder en Washington entre los dos partidos: «Recomiendo votar por un Congreso republicano, dado que la presidencia es demócrata», tuiteó meses después de calificar al partido demócrata de «división y odio».

25 de noviembre de 2022
Musk dijo que estaba «decepcionado» por la Biden Administration y que prefería a alguien para presidente en 2024 que fuera «sensato y centrista», tuiteó antes de responder «sí» a un usuario que le preguntó si apoyaría a DeSantis si se presentaba.

Patrimonio de más de 191.000 millones

FORBES calcula que Musk tiene una fortuna de 191.200 millones de dólares, lo que le convierte en la persona más rica del planeta.

Las acciones de Tesla que posee representan la mayor parte de su patrimonio neto, y el desplome del precio de las acciones de la compañía ha hecho que su riqueza caiga en el último año.

Sus opiniones

Musk, que ha dicho que prefiere «mantenerse al margen de la política», se ha metido en la esfera política en temas controvertidos como la pandemia del Covid-19, la guerra rusa en Ucrania y cuestiones de libertad de expresión.

El empresario se trasladó a Texas desde California en 2020 durante el apogeo de la pandemia, meses después de calificar de «fascistas» las restricciones impuestas por el gobierno al Covid-19, y más tarde trasladó la sede de Tesla al estado después de enfrentarse a California por las restricciones al coronavirus.

También se ha peleado con destacados demócratas en Twitter, llamando a la senadora Elizabeth Warren (Massachusetts) «senadora Karen» después de que ella sugiriera que pagara más impuestos en diciembre. Y en octubre, encendió la polémica cuando sugirió que podría ser cierta una conspiración infundada de la derecha según la cual el hombre acusado de atacar al marido de Nancy Pelosi era un gigoló, en una respuesta, ya borrada, a un tuit de Hillary Clinton que denunciaba la teoría.

El multimillonario también se enemistó con el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy en octubre, después de que sugiriera que la península de Crimea debía mantenerse bajo control ruso, una idea que suscitó los elogios del Kremlin.

En lo que respecta a la libertad de expresión y a las políticas de moderación de Twitter, sus opiniones declaradas contra la censura (Musk se autodenomina «absolutista de la libertad de expresión») se alinean con los de la derecha que han pedido que se investiguen las empresas tecnológicas que, según los republicanos, tienen un sesgo político.

Los legisladores republicanos aplaudieron a Musk por comprar Twitter, citando sus críticas a las políticas anteriores de Twitter. El senador Ted Cruz (R-Tx.), que anteriormente criticó al CEO de Tesla por hablar en contra de la retirada de Trump del Acuerdo de París en 2017, calificó la compra de Twitter por parte de Musk como «uno de los avances más significativos para la libertad de expresión en los tiempos modernos.»