El propietario de Torrons Vicens, Àngel Velasco, ha muerto este sábado al mediodía en Barcelona, a los 73 años, tras una enfermedad que le ha afectado durante los últimos meses, han informado fuentes de la compañía a Europa Press.

Velasco adquirió Torrons Vicens en el año 2000, y se dedicó a idear nuevas variedades de turrones, creando junto con su hijo una amplia red de tiendas por el territorio.

Padre e hijo también centraron parte de su trabajo en la compañía, situada en Agramunt (Lleida), en exportar la marca a países como Francia, Estados Unidos y Dubai.

«Dedicó toda su vida al mundo de la pastelería profesión que amaba y que aprendió de bien pequeño, cuando comenzó a los 14 años a hacer los primeros pasos en el oficio en la pastelería Prats-Fatjó de Barcelona. Desde entonces, nunca abandonó la pastelería», indica un comunicado de la empresa.