Zara Wangfujing (Pekín, china). (Foto: Inditex)

La política internacional ha estado en vilo en las últimas semanas debido a las tensiones entre China y Estados Unidos impulsadas por la visita de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes del país americano, a Taiwán durante su gira por Asia.

Dichas tensiones se han visto agravadas durante los últimos días tras el inicio de las maniobras militares del Ejército de Pekín en torno a la isla asiática, lo que está provocando que las empresas españolas se pongan en guardia.

España exportó en 2021 productos a Taiwán por valor de 697 millones de euros, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio publicados por Expansión. Por su parte, las importaciones fueron de 1.665 millones, un 37% más que el ejercicio anterior. Además, hay empresas taiwanesas como Acer, Asus o HTC asentadas en España que contribuyen a este comercio.

En cuanto a las empresas españolas, según la información de Datainvex recogida por el periódico, han hecho inversiones directas por 98 millones de euros en Taiwán, donde grupo como BBVA, CAF, Inditex, Mango, Loewe, Amadeus o Porcelanosa operan con presencia directa.

China, principal socio de España en Asia

La relación comercial entre China y España es fuerte, siendo nuestro país el principal socio en Asia. No obstante, la balanza comercial es negativa para España, ya que las importaciones ascendieron a 34.835 millones en 2021, un 18,5% más, según las cifras de la Secretaría de Estado de Comercio.

China se sitúa como el primer destino de la exportación española en Asia. Las ventas de España alcanzaron los 3.256 millones de euros el pasado ejercicio, lo que supone un 5,8% más.

Entre las empresas que se han asentado en China, se encuentran las textiles Inditex y Mango, las de componentes como Antolin, Gestamp o Cie, las hoteleras Meliá y Barceló, y Roca, Puig, Torres o Grifols. Precisamente, China es para esta última compañía –que aterrizó en el país asiático en la década de los ochenta– el tercer mercado en ventas. Grifols realizó en 2019 una fuerte apuesta por China al adquirir el 26,2% de Shanghai Rass en un intercambio de acciones valorado en 1.700 millones.

La bodega Familia Torres también opera en el país asiático a través de Shanghai Torres Wine Trading y en 2021 contaba con una plantilla media de 131 personas, sólo por detrás de España y Chile. El pasado ejercicio la empresa facturó en China 200,8 millones de euros y el 67% del total correspondió a los mercados exteriores.